Parto prematuro

Toggle: English / Spanish

Nacimiento prematuro

Algunas veces no es posible retrasar el parto prematuro y su bebé debe nacer antes de tiempo. Cualquier bebé que nace antes de las 37 semanas se considera un parto prematuro o antes de término. Cuanto más cerca se encuentre de las 37 semanas al momento del parto, más desarrollado estará el bebé y será menos probable que tenga problemas serios.

De la misma manera, cuanto menos tiempo de embarazo tenga usted al momento del parto, mayores serán las probabilidades de que el bebé tenga complicaciones más serias. Si es posible retrasar su parto, incluso por sólo 48 horas, su médico puede tratar de hacerlo. Por lo general, usted recibirá una inyección de corticosteroides, unos medicamentos para ayudar a que los pulmones del bebé maduren antes del parto.

El pronóstico de un bebé prematuro depende de la edad y tamaño del bebé al momento del parto. Estadísticamente, la probabilidad de que un bebé prematuro sobreviva depende de su edad, peso, capacidad para respirar y de la forma como se presenten otros factores en el momento del parto.

La edad gestacional de un bebé prematuro (en semanas después del último período de la madre) es probablemente el elemento de predicción de supervivencia más importante, seguido del peso del bebé al nacer. Menos del 25 por ciento de los bebés nacidos a las 23 semanas sobreviven, aproximadamente el 50% de los nacidos a las 24 semanas sobreviven y cerca del 92% de aquellos bebés nacidos a las 29 semanas sobrevirán. Si usted está en riesgo de un parto prematuro, pida una reunión con un neonatólogo, un pediatra que se especializa en el cuidado de los bebés prematuros. El profesional puede evaluar los riesgos específicos para su bebé, según el momento en que se encuentre en su embarazo.

Con los modernos avances en el campo de la medicina y la tecnología, muchos bebés pretérmino pueden sobrevivir con los cuidados apropiados. Si bien es posible que algunos no tengan ningún problema en el futuro, es probable que muchos puedan experimentar dificultades en su desarrollo que van de leves a graves.

¿Qué esperar después del parto?

La mayoría de los bebés pretérmino necesitan atención médica especial después del nacimiento. Si el parto prematuro se anticipó, se le recomendará tener a su bebé en un hospital que cuente con una unidad de cuidados intensivos para neonatos (UCIN). Probablemente deba tener su bebé en un hospital diferente del que había planeado en un principio. Si tiene un parto prematuro no planeado, probablemente tenga que llevar al bebé a otro centro que cuente con una UCIN para que reciba los mejores cuidados médicos.

Cuando los bebés prematuros nacen, no han completado el desarrollo normal que se necesita dentro del útero. Por consiguiente, lucen diferentes de lo que usted esperaba. El bebé se verá rojo y muy pequeño. Usted puede notar que se ven todos los vasos sanguíneos a través de su frágil piel, porque no ha tenido tiempo suficiente para desarrollar grasa debajo de ésta.

¿A dónde irá mi bebé?

Probablemente el bebé será colocado en una incubadora (una cuna cerrada, generalmente de plástico transparente) en la UCIN. Este ambiente permite que la temperatura del bebé se estabilice lo suficiente para mantenerlo tibio sin necesidad de envolverlo con mantas. Esto también reduce el riesgo de una infección. La humedad es controlada para ayudar a mantener la hidratación del bebé y prevenir la pérdida de agua. Se puede poner un gorrito en la cabeza del bebé para ayudar a limitar la pérdida de calor.

Probablemente también habrá tubos y alambres conectados al bebé, lo que algunas veces puede ser atemorizante o perturbador para los nuevos padres. Los alambres permiten que el equipo médico mantenga una continua y estrecha vigilancia del estado de salud de su bebé. Ellos estarán controlando constantemente la respiración, frecuencia cardiaca, presión arterial y temperatura del bebé.

También puede haber otros aspectos que necesiten ser controlados en el caso específico de su bebé. Es posible que su bebé necesite un respirador para ayudarlo a respirar por un período corto de tiempo. El bebé también puede necesitar un suministro adicional de oxígeno.

¿Qué comerá mi bebé?

Muchas veces, los bebés que nacen antes de tiempo no pueden desarrollarse lo suficiente para amamantarse o tomar el biberón. Algunos bebés son alimentados vía intravenosa, inicialmente a través de una vena, dependiendo de cuán prematuros son. Sin embargo, apenas unos días después, el bebé puede estar listo para recibir alimentos a través de una sonda que se inserta en su nariz y llega hasta el estómago.

Es de mucha utilidad alimentar a los bebés prematuros con leche materna, ya que ésta contiene proteínas y anticuerpos que ayudan a prevenir infecciones y estimulan el crecimiento. Aún así, algunos bebés necesitan vitaminas y proteínas adicionales para complementarla. La leche materna puede ser administrada a través de la sonda hasta que el bebé esté listo para amamantarse o tomar el biberón.

Posibles complicaciones

Hay algunos problemas o enfermedades que comúnmente afectan a los bebés que nacen antes de tiempo. Algunos bebés tienen más complicaciones que otros y por lo general esto se relaciona con la edad del bebé al momento de nacer. Algunas de ellas son:

  • Ictericia: Color amarillento de la piel del bebé debido al aumento de bilirrubina en la sangre.
  • Síndrome de dificultad respiratoria (SDR): Dificultad para respirar debido a la inmadurez de los pulmones del bebé.
  • Anemia: Falta de glóbulos rojos que le proporcionen suficiente oxígeno al bebé.
  • Apnea: Patrón periódico o irregular de la respiración.
  • Displasia bronco-pulmonar (DBP): El bebé no puede acostumbrarse a estar sin el ventilador y puede necesitar más medicamentos y oxígeno.
  • Conducto arterial persistente: Un vaso sanguíneo que permanece abierto, cuando normalmente se cierra al momento del nacimiento. Esto puede provocar problemas respiratorios y algunas veces problemas cardíacos.
  • Infección: Por tener un sistema inmunitario débil y no tener los anticuerpos para combatir las infecciones.
  • Retinopatía del prematuro: Crecimiento incompleto de los vasos de la retina del ojo. Esto es más común en bebés de 24-26 semanas y poco común en los de 33-34 semanas y más.
  • Presión arterial baja: La sangre no circula de manera apropiada. Esto es más común inmediatamente después del nacimiento. Generalmente se trata con muchos líquidos y medicamentos. En ocasiones, puede ser necesaria una transfusión sanguínea.
  • Enterocolitis necrosante: Poco flujo de sangre hacia los intestinos del bebé. Esto puede desencadenar una infección en la pared intestinal.
  • Hemorragia intracraneal: Sangrado en el interior del cerebro. Ocurre con más frecuencia en bebés nacidos a las 24-26 semanas.

Interactuando con su bebé en la NICU

No es raro que los padres se sientan torpes, ansiosos e incómodos en la UCIN . Es importante que usted y su bebé tengan contacto físico lo antes posible. El personal médico altamente calificado le ayudará con todo el equipo y le indicará qué hacer.

Si su bebé es muy prematuro, no podrá hacer nada más que acariciarlo a través de las aberturas de la incubadora. A medida que su bebé crezca y se desarrolle más, usted podrá ayudar a bañarlo y podrá abrazarlo, hablarle y cantarle. Acunar a su bebé directamente sobre su piel, lo que se llama "cuidado de canguro", es una forma especialmente buena de trabar lazos con su bebé. No pasará mucho tiempo para que comience a ver todas las cosas que pudo haber visto si el bebé hubiera nacido a término.

Durante todo este proceso, usted puede experimentar emociones diversas. Necesitará dedicar tiempo para recuperarse físicamente y poder estar fuerte para su bebé. Podría experimentar enojo, miedo, culpa y depresión (emociones normales que hay que enfrentar). Incluso mujeres con bebés saludables, nacidos a término pueden contraer depresión por los cambios hormonales del parto, y es lógico que las madres de bebés prematuros tengan una mayor dificultad. Hable con los trabajadores sociales de la UCIN o con su médico si se siente abrumada. Usted puede estar contrayendo depresión posparto.

Lo importante es reconocer que, aunque su bebé necesita atención médica especial, también la necesita a usted, su amor y su afecto. Esto es igualmente importante para el desarrollo y adaptación del bebé fuera del útero.

Version Info

  • Last Reviewed on 12/09/2012
  • Irina Burd, MD, PhD, Maternal Fetal Medicine, Johns Hopkins University, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 24, 2013

         
Average rating (20)