Baño, pañales y el cuidado de la piel

Toggle: English / Spanish

El baño

El baño puede ser una experiencia muy placentera para usted y su bebé. La piel del bebé es suave y debe ser tratada con cuidado. Si es su primera experiencia cuidando a un recién nacido, posiblemente tenga muchas preguntas relacionadas con la forma más segura de bañar a su nuevo tesoro.

¿Con qué frecuencia debo bañar a mi bebé?

A diferencia de los niños mayores y los adultos, los bebés no necesitan bañarse a diario. Aunque es importante limpiar completamente a su bebé cada vez que le cambie el pañal, bañarlo 2 a 3 veces a la semana es suficiente.

¿Cuál es la temperatura apropiada del agua?

El agua con la temperatura apropiada debe sentirse agradable y tibia en la parte interior de la muñeca. Normalmente ésta estará entre los 90° y los 100° F (32° y 38° C). La habitación también debe tener una temperatura agradable: alrededor de los 75° F (24° C). El primer baño del bebé es un buen momento para verificar que su calentador de agua no esté a más de 120º Fahrenheit (49° C) si es que todavía no lo ha regulado.

¿Qué necesito para bañar a mi bebé?

Es importante que tenga cuidado al bañar a su bebé. En la primera o segunda semana, hágale baños de esponja, hasta que se desprenda el cordón umbilical. Una vez que éste se haya desprendido, usted necesitará un fregadero de cocina esterilizado, un recipiente grande o una bañera de niño. Esto minimiza los riesgos relacionados con el baño del niño en una bañera grande. A continuación le presentamos una lista de artículos recomendados que podría necesitar a la hora del baño:

  • Bolitas de algodón
  • Toallitas suaves para lavar el cuerpo del bebé
  • Toalla con capucha
  • Ropa limpia (incluyendo el pañal)
  • Toallas extras
  • Jabón, crema, aceite y champú, todos ellos especialmente formulados para bebés
  • Un termómetro (para verificar la temperatura del agua)

Consejos útiles para el baño

  • SIEMPRE sostenga a su bebé al menos con una mano en todo momento. Su piel es muy resbalosa durante y después del baño.
  • NUNCA lo deje solo para abrir la puerta o contestar el teléfono (si ocurre una emergencia y tiene que dejar de bañar al bebé, cúbralo con una toalla y llévelo consigo).
  • Vierta solamente de 2 a 3 pulgadas (5 a 7 cm) de agua en la bañera.
  • Asegúrese de que en el área donde está bañando a su bebé se encuentre cubierta de alfombras antideslizantes.
  • Asegúrese de que el grifo no esté caliente (si lo está, cúbralo con un paño o rocíelo con agua fría para enfriarlo).
  • Mientras lo baña, sostenga el cuello y la cabeza de su bebé.

Pañales

Cambiar el pañal es una habilidad que será más fácil con el tiempo. Los pañales desechables son muy fáciles de poner; éstos simplemente se colocan y se sujetan con velcro (pega) o cinta adhesiva. Usted aprenderá a conocer a su bebé y decidir el método más cómodo para cambiarlo. Compre pañales que tengan un espacio escotado para el cordón umbilical del recién nacido o mantenga el pañal doblado por debajo de éste.

Consejos para cambiar el pañal a los niños:

  • SIEMPRE mantenga el pene cubierto mientras cambia el pañal (¡de lo contrario, puede resultar "bañado"!)
  • Limpie todos los genitales suavemente y no hale el prepucio hacia atrás.
  • Limpie todos los pliegues y aplique un ungüento en los genitales y las nalgas para prevenir una irritación.
  • Si nota secreciones amarillas, esto es normal. Si la punta del pene parece inflamada y nota al final del pene ampollas amarillas con una costra en la superficie (con líquido en su interior), llame a su médico.

Consejos para cambiar el pañal a las niñas:

  • Asegúrese de limpiarla de adelante hacia atrás, comenzando desde la vagina y siguiendo hasta el recto (esto reduce la posibilidad de infección).
  • NO retraiga los labios (pliegues de la vagina) para limpiar.
  • Limpie todos los pliegues y aplique un ungüento en los genitales y las nalgas para prevenir una posible irritación.

La decisión de usar pañales de tela o desechables depende de los padres, algunas veces con sugerencias del pediatra. Ambas alternativas tienen sus ventajas y desventajas, y usted y su pareja deben decidir la más adecuada para su bebé.

Cuidado de la piel

Cuando usted vea por primera vez a su bebé, probablemente se pregunte por qué su cuerpo está cubierto de vello (lanugo) o de una capa viscosa (unto sebáceo). Esto es completamente normal y algunos bebés tienen más que otros.

El vello y la capa viscosa protegen al bebé durante su difícil viaje a través de la vía del parto hacia el “nuevo mundo”. A los pocos días, estas características desaparecen y su tesoro tendrá ¡una piel suave y maravillosa!

¿Cómo mantener la piel sensible del bebé saludable, suave y tersa? A continuación le brindamos algunos consejos:

  • Recuerde utilizar con su niño sólo productos elaborados especialmente para bebés (a menos que su médico recomiende lo contrario). Los productos formulados para adultos pueden introducir químicos y perfumes innecesarios que pueden irritar la piel de su bebé. Esto puede provocar irritaciones, protuberancias y picazón en la piel.
  • No entre en pánico por las erupciones blancas “similares al acné” que están apareciendo en la cara de su bebé. A esto se le llama acné de bebé y se presenta frecuentemente en los recién nacidos. Las protuberancias blancas son provocadas por las glándulas sebáceas que todavía no han madurado. El bebé aún tiene algunas de sus hormonas como resultado de estar dentro de su útero durante el embarazo y normalmente transcurren unas 6 semanas para que el organismo de su bebé se estabilice. Luego éstas desaparecen. A menos que su médico le recomiende lo contrario, lo único que debe hacer es lavarlas con agua. No utilice jabón ni intente apretarlas porque esto puede agravarlas y empeorarlas.
  • Proteja a su bebé del sol, viento y aire seco. Manténgalo cubierto y apropiadamente vestido (no le ponga demasiada ropa) para minimizar el riesgo de irritaciones producidas por el calor. También reduzca el tiempo que expone a su bebé al sol, en especial durante los primeros 6 meses. La piel de su bebé es muy sensible al sol. Consulte con su pediatra respecto al uso de un protector solar antes de que su bebé cumpla 6 meses. Siempre utilice un sombrero cuando salga con su bebé.
  • La “extrema limpieza" no siempre es buena. Minimice el número de veces que baña a su bebé con jabón. Esto permite que la piel mantenga su nivel normal de pH y reduce los riesgos de irritación.
  • Una diversidad de manchas y marcas pueden aparecer en la piel de su bebé. Algunas son llamadas manchas mongólicas y normalmente aparecen en el trasero o la espalda de su bebé. Por lo general, estas manchas desaparecen después del primer año. También pueden aparecer los hemangiomas cavernosos (marcas rojas, suaves y levantadas), que igualmente tienden a desaparecer. Revise las marcas del bebé con el pediatra en un examen del niño sano y así sabrá a qué atenerse.
  • "La caspa del bebé" puede ser normal. Este cuero cabelludo escamoso, costroso y oleaginoso se denomina costra láctea. Puede aparecer en la cabeza de su bebé durante los primeros meses y es provocada por las glándulas sebáceas que están trabajando tiempo extra. Aunque no se ve bien, esta caspa no pica y puede tratarse lavando de vez en cuando la cabeza del bebé con un champú para bebés. Igualmente, un cepillo y aceite mineral para bebé puede ayudar a desprender y eliminar la costra láctea.

Version Info

  • Last Reviewed on 12/09/2012
  • Irina Burd, MD, PhD, Maternal Fetal Medicine, Johns Hopkins University, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (19)