Hidramnios

Toggle: English / Spanish

Hidramnios

Es una afección que ocurre durante el embarazo y se caracteriza por el exceso de líquido amniótico. También se la conoce como trastorno del líquido amniótico o polihidramnios.

Hidramnios

El líquido amniótico es una solución estéril que rodea y amortigua al feto dentro del útero durante el embarazo. El líquido amniótico proviene de los riñones del bebé (es orina fetal) y es absorbido cuando el feto lo traga. La cantidad de líquido aumenta hasta la semana 36 del embarazo; después de ese tiempo, disminuye lentamente. Si el feto produce demasiada orina, o no traga lo suficiente, se acumula demasiado líquido, ocasionando el hidramnios.

El hidramnios grave puede indicar un problema con el feto, como un defecto del sistema nervioso central, un bloqueo gastrointestinal o un problema de cromosomas. En casos raros, puede provocar un parto prematuro o incluso la muerte del feto. El hidramnios leve es más común y no es indicio de un problema. De hecho, es probable que el líquido extra que aparece durante el segundo trimestre retorne a un rango normal sin tratamiento.

¿Cómo sabré si tengo esta condición?

Con frecuencia, el hidramnios leve no presenta síntomas, pero infórmele a su médico si experimenta sofocación, dolor abdominal e inflamación o hinchazón marcada, los cuales pueden ser señales de un hidramnios más severo.

Durante los chequeos prenatales de rutina, la persona encargada de sus cuidados utilizará una cinta métrica o método similar para calcular su "altura de fondo": la distancia desde su hueso púbico hasta la parte superior del útero. También revisará el crecimiento del bebé simplemente palpando el útero a través del abdomen o llevando a cabo un ultrasonido. Si sospecha que hay hidramnios, le ordenará que se practique un ultrasonido, el cual puede medir la cantidad de líquido amniótico que rodea a su bebé.

¿Cuál es el tratamiento?

Los médicos pueden tratar los síntomas de hidramnios, pero generalmente no lo que haya causado la afección en sí. Por ejemplo, si usted tiene dificultad para respirar o caminar, probablemente la persona encargada de sus cuidados querrá hospitalizarla. Y ya que el hidramnios puede provocar un parto prematuro o pretérmino, puede administrarle medicamentos para prevenir esta situación. También puede sugerirle que se realice una amniocentesis para extraer algo del exceso de líquido y disminuir su malestar.

Usted también puede someterse a exámenes para tratar de determinar por qué tiene líquido amniótico adicional. Su médico puede verificar una ecografía para buscar problemas con el feto y se puede realizar una amniocentesis para verificar si hay problemas de cromosomas asociados con hidramnios. También puede analizar su sangre para detectar diabetes y signos de infecciones recientes. En muchos casos, no se encuentra ninguna explicación para el exceso de líquido.

¿Cómo puedo prevenirlo?

No es posible. Dado que no se puede hacer mucho para prevenir las afecciones que pueden derivar en hidramnios, no hay manera de evitar el trastorno en sí.

Preguntas frecuentes

P: He escuchado sobre algo llamado oligohidramnios. ¿Es lo mismo que hidramnios?

R: No. Oligohidramnios es justamente lo contrario: no hay suficiente líquido amniótico. Esta afección se presenta generalmente cuando algo anda mal con el feto o la placenta o cuando la madre padece de presión arterial alta. El mayor peligro del oligohidramnios es que, sin suficiente cantidad de líquido para flotar, el cuerpo del feto pueda comprimir el cordón umbilical, cortando su suministro de oxígeno y nutrientes. Si a usted se le diagnostica oligohidramnios, la persona encargada de sus cuidados llevará un control minucioso de la salud de su bebé para asegurarse de que esto no suceda.

P: ¿Puede el hidramnios perjudicar a mi bebé?

R: Aparte de un mayor riesgo de trabajo de parto prematuro, el hidramnios no causa problemas de salud; simplemente los refleja. Si usted presenta hidramnios severo, su médico buscará problemas en el sistema gastrointestinal del bebé, su sistema nervioso central y el corazón, al igual que defectos cromosómicos como el síndrome de Down.

P: Si tengo hidramnios, ¿hay algo definitivamente malo con mi bebé?

R: Para nada. De hecho, si usted presenta la afección durante el segundo trimestre, lo más probable es que su bebé se encuentre bien y que el hidramnios desaparezca por sí solo. El hidramnios también puede ocurrir en embarazos múltiples perfectamente saludables. Sin embargo, si está preocupada, solicite a su médico que la revise para ver si detecta defectos congénitos y otros problemas durante la realización de un ultrasonido.

P: ¿El hidramnios me causará problemas con el parto?

R: Un feto con mucho líquido alrededor puede continuar girando y volverse a la derecha para el parto y tiene una probabilidad mayor de girar y quedar con los pies abajo o en posición de nalgas. Los bebés en presentación de nalgas pueden a veces ser inducidos a estar en posición cabeza abajo, pero con frecuencia tienen que nacer por cesárea. Además, en raras ocasiones, se puede presentar una afección llamada desprendimiento prematuro de placenta cuando se rompe la fuente. En esta afección, la placenta se puede separar del útero debido a una descompresión repentina y se presentará sangrado vaginal. Usted debe ponerse en contacto con su médico inmediatamente.

Version Info

  • Last Reviewed on 12/09/2012
  • Irina Burd, MD, PhD, Maternal Fetal Medicine, Johns Hopkins University, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 24, 2013

         
Average rating (10)