Intentando concebir - Sincronización y fertilidad

Toggle: English / Spanish

Cómo identificar sus días de fertilidad

Muchas parejas pasan tanto tiempo evitando un embarazo no planificado que suponen que cuando estén listos para tener una familia todo lo que tienen que hacer es dejar de utilizar métodos anticonceptivos. Quedar embarazada no es algo automático, ni siempre es así de rápido. Esto puede tardar un año o más.

Para quedar embarazada, es necesario que espermatozoides saludables se encuentren con un óvulo en la trompa de Falopio. Justo antes de que un óvulo esté listo para ser fecundado, el ovario lo libera dentro de la trompa de Falopio. Esto se llama ovulación y habitualmente ocurre aproximadamente dos semanas antes del momento en que una mujer espera tener su próximo periodo. Para una mujer con 28 días de un periodo al siguiente, esto es alrededor de 14 días después del primer día de su periodo anterior. Las mujeres con ciclos más largos o más cortos pueden calcular su día de ovulación restando 14 días de la duración de su ciclo. Por ejemplo, una mujer con un ciclo de 21 días ovula en el día 7 y una mujer con un ciclo de 35 días ovula en el día 21.

Para una mejor probabilidad de quedar embarazada, planee las relaciones sexuales en la semana alrededor del día de la ovulación. Se recomienda tener relaciones sexuales día por medio, comenzando cinco días antes de la fecha esperada de ovulación y terminando 2 días después de esto. Si usted tiene ciclos irregulares y no está segura de cuándo ovula, puede comprar una prueba para predecir su ovulación. Esta prueba examina la HL (hormona luteinizante), la hormona de la ovulación, en la orina y es muy precisa. Usted debe tratar de sincronizar las relaciones sexuales con respecto al incremento de la hormona luteinizante, de tal manera que tenga la cópula el día antes y el día después de dicho incremento.

Si usted está dispuesta a tomar otras medidas, puede también vigilar dos funciones corporales que indican sus períodos más fértiles, maximizando así sus posibilidades de quedar embarazada. Estos métodos son menos costosos que la prueba para predecir la ovulación, pero requieren más esfuerzo.

Los cambios en la consistencia del flujo vaginal y la temperatura del cuerpo son dos indicadores de fertilidad. Este artículo explica cómo controlar su flujo vaginal y su temperatura, identificar los cambios y aprender lo que significan.

Cómo evaluar su flujo vaginal

El flujo vaginal protege el espermatozoide y le ayuda a desplazarse a través del cuello uterino hacia el útero y las trompas de Falopio. Al igual que todo lo relacionado con el ciclo menstrual, el flujo vaginal cambia en preparación para la ovulación. Usted observará diferencias claras en cómo se ve y se siente en el transcurso del ciclo.

Al iniciar su ciclo, usted probablemente no notará ningún flujo vaginal. Pero luego éste puede volverse viscoso o pegajoso y posteriormente cremoso y blanco. Finalmente, a medida que se acerca la ovulación, éste se vuelve más claro y elástico, casi como la clara de huevo. Este flujo elástico, blanco como clara de huevo indica que usted está a punto de ovular.

Normalmente, el flujo vaginal puede sentirse en el interior del extremo inferior de la vagina, especialmente en los días fértiles. Frótelo entre los dedos para determinar su consistencia y vea cómo se corresponde con las descripciones que se detallan a continuación:

  1. El período menstrual está ocurriendo (no se presenta ningún flujo vaginal)
  2. La vagina está seca (no se presenta ningún flujo vaginal)
  3. Flujo pegajoso/elástico
  4. Humedad/flujo blanco/cremoso: Fértil
  5. Flujo resbaloso/elástico/claro como "clara de huevo": Muy fértil
  6. Seco (no hay flujo vaginal)

El flujo vaginal será resbaloso y elástico en sus días más fértiles.

Cómo medir su temperatura basal

La temperatura de su cuerpo varía sutilmente durante su ciclo menstrual, aumentando después de que ovula. Si usted verifica su temperatura cada día, usted puede rastrear cuándo ha ocurrido la ovulación. Las temperaturas basales de su cuerpo son una forma simple de guardar registro de su ciclo, pero son limitadas, porque usted no sabe que ha ovulado hasta después del hecho, y entonces es demasiado tarde para planear tener una relación sexual para quedar embarazada.

Si quiere guardar registro de sus ciclos, mídase su temperatura en la mañana, antes de levantarse. Procure no moverse mucho, ya que la actividad puede elevar ligeramente la temperatura de su cuerpo. Utilice un termómetro basal de vidrio o un termómetro digital, así usted puede obtener resultados lo más exactos posible. Mantenga el termómetro en su boca por cinco minutes. Si su temperatura está entre dos medidas, registre el número más bajo.

De ser posible, procure tomar su temperatura a la misma hora todos los días. Agite el termómetro después de utilizarlo, para que no tenga que hacerlo en la mañana y así evitar el riesgo de elevar su temperatura a causa del movimiento.

Después de que usted ovula, la temperatura de su cuerpo sube y se mantiene elevada durante el resto de su ciclo de ovulación. Si no queda embrazada, al final de su ciclo ésta vuelve a bajar y tendrá su periodo. Elabore una tabla y anote su temperatura todos los días. Su temperatura variará ligeramente de un día a otro. Al principio, estos pequeños cambios de temperatura parecerán aleatorios, pero ignórelos.

También ignore la temperatura ocasional de “chiripa” que obviamente no concuerde con las otras. Esto puede suceder por muchas razones (como el estrés) y no importa que no se ajuste al patrón. Si usted observa el ciclo completo, probablemente notará un punto en el que las temperaturas se elevan más de lo estaban en la primera parte del ciclo. Para ser más específicos, esta elevación ocurre cuando su temperatura incrementa 0.2 grados más que los primeros seis días. El salto en la temperatura ocurre justo después de la ovulación.

La limitante que tiene el control de la temperatura, es que cuando usted está segura de que ha ovulado, por lo general ¡ya es demasiado tarde! Usted todavía puede intentar embarazarse la mañana en que sube su temperatura, pero las oportunidades son muy escasas. Probablemente, para ese tiempo ya el óvulo se ha ido.

Sin embargo, guardar registro de la temperatura puede ser de ayuda. Después de varios ciclos, usted puede ser capaz de identificar un patrón predecible y tener una idea de sus días más fértiles. La elevación de su temperatura también le indica cuándo hay menos probabilidades de que quede embarazada. Finalmente, la temperatura es un buen indicador si usted está embarazada. Si su temperatura no baja al final del ciclo, probablemente usted ¡lo logró!

Version Info

  • Last Reviewed on 12/09/2012
  • Irina Burd, MD, PhD, Maternal Fetal Medicine, Johns Hopkins University, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 24, 2013

         
Average rating (105)