Serie: amniocentesis

Toggle: English / Spanish

Indicaciones

Indicaciones

Cuando una mujer tiene alrededor de 15 semanas de embarazo, su médico le puede sugerir que se practique una amniocentesis, la cual es una prueba que detecta o descarta la presencia de ciertos trastornos hereditarios en el feto. También determina la madurez de los pulmones para saber si el feto puede soportar que se adelante el parto. Además, se puede averiguar el sexo del bebé.

Por lo general, los médicos sugieren la amniocentesis a las mujeres que tienen un riesgo mayor de tener un bebé con algunos trastornos específicos, tales como:

  • Quienes tengan 35 o más años de edad para el momento del parto.
  • Quienes tengan un familiar cercano con un trastorno.
  • Quienes hayan tenido embarazos anteriores o un bebé afectado por el trastorno.
  • Quienes tengan pruebas cuyos resultados indiquen la presencia de una anomalía, tal como un conteo alto o bajo de alfafetoproteína.

También, los médicos puede sugerir la amniocentesis a mujeres con complicaciones del embarazo que requieran un adelanto del parto, como incompatibilidad Rh.

Procedimiento (primera parte)

Procedimiento (primera parte)

La amniocentesis se hace en la sala de exámenes, con o sin anestesia local. Por lo general toma sólo unos cuantos minutos, durante los cuales la mujer debe permanecer muy quieta. El técnico ubica el feto con el ultrasonido. Guiándose con el ultrasonido, el médico cuidadosamente introduce en el saco amniótico, a través del abdomen, una aguja hueca larga pero delgada. Cuando la mujer es Rh negativo y no está sensibilizada, debe recibir globulina inmune Rh en el momento de la amniocentesis.

Procedimiento (segunda parte)

Procedimiento (segunda parte)

Luego, el médico extrae alrededor de cuatro cucharaditas de líquido amniótico, que contiene células fetales que el técnico cultiva y analiza en el laboratorio. Los resultados de la prueba por lo general están disponibles en dos o tres semanas.

Los médicos recomiendan que después de la amniocentesis la mujer descanse y evite esfuerzos físicos (como levantar objetos). Si después del procedimiento se experimentan complicaciones, tales como cólicos abdominales, derrame de líquido, sangrado vaginal o signos de infección, se debe llamar al médico inmediatamente.

Después de una amniocentesis, existe entre un 0,25% y un 0,50% de riesgo de aborto espontáneo, además de un riesgo muy leve de infección uterina (menos del 0,001%). En manos entrenadas y bajo la guía del ultrasonido, esta tasa de aborto espontáneo puede ser incluso más baja.

En la mayoría de los casos, los resultados de la prueba estarán disponibles en dos semanas. El médico le explicará a la persona los resultados y, si se diagnostica un problema, hará recomendaciones en cuanto a la interrupción del embarazo o a la forma de cuidar del bebé después de que nazca.

Resultados

Resultados

La amniocentesis detecta o descarta el síndrome de Down, el cual causa discapacidad intelectual, defectos cardíacos congénitos y características físicas tales como pliegues de piel cerca de los ojos. Igualmente detecta defectos del tubo neural, como espina bífida. Los bebés nacidos con espina bífida tienen una columna vertebral que no se cerró adecuadamente. Algunas de las complicaciones graves de la espina bífida son parálisis de las piernas, defectos de vejiga y riñones, hinchazón cerebral (hidrocefalia) y Discapacidad intelectual.

Si el embarazo se complica por alguna afección como la incompatibilidad Rh, el médico puede recurrir a la amniocentesis para determinar si los pulmones del bebé están lo suficientemente desarrollados para soportar un parto prematuro.

Version Info

  • Last reviewed on 8/7/2012
  • A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, and David R. Eltz. Previously reviewed by Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine; Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine (9/13/2011)

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)