Uso de inmovilizaciones

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Dispositivos de inmovilización

Descripción

Las inmovilizaciones en el ambiente médico son elementos que limitan el movimiento de un paciente. Pueden ayudar a evitar que los pacientes se hagan daño a sí mismos o a alguien más, incluso a sus cuidadores, y se utilizan como último recurso.

Cuando usted oiga hablar acerca de las inmovilizaciones, es posible que piense en dispositivos como cinturones, chalecos, chaquetas y mitones para las manos. Usted también puede pensar en las inmovilizaciones que le impiden a un paciente mover codos, rodillas, muñecas y tobillos. Otras formas de refrenar a un paciente son:

  • Un cuidador que sostiene a un paciente de una manera que restringe su movimiento.
  • Darle medicamentos a un paciente contra su voluntad para restringir su movimiento.
  • Dejar a un paciente solo en una habitación o área de la cual no pueda salir por su cuenta.

¿Cuándo se emplean las inmovilizaciones?

Las inmovilizaciones pueden utilizarse durante una cirugía o cuando un paciente esté en una camilla para mantenerlo en la posición correcta e impedir que se caiga.

Las inmovilizaciones también pueden utilizarse para controlar o prevenir el comportamiento dañino.

Algunas veces, los pacientes de hospital que están confundidos necesitan inmovilización para que no:

  • Se rasquen la piel.
  • Se quiten catéteres y sondas por donde les suministran medicinas y líquidos.
  • Se bajen de la cama, se caigan y se hagan daño ellos mismos.
  • Le hagan daño a otras personas.

Derechos de los pacientes

Las inmovilizaciones no deben causar daño ni utilizarse como castigo. Los profesionales de la salud primero deben intentar otros métodos para controlar a un paciente y mantenerlo a salvo. Las inmovilizaciones se deben usar sólo como una última opción.

Los cuidadores en un hospital pueden utilizar inmovilizaciones en casos de emergencia o cuando son necesarias para recibir atención médica. Cuando se utilizan las inmovilizaciones, éstas deben:

  • Limitar sólo los movimientos que pueden causarle daño al paciente o cuidador.
  • Retirarse tan pronto como el paciente y el cuidador estén a salvo.

Una enfermera con entrenamiento especial en el uso de inmovilizaciones puede empezar a utilizarlas, pero le tiene que comentar a un médico u otro profesional de la salud que éstas se están usando. Ese profesional deberá firmar luego un formulario antes de que dichas inmovilizaciones se puedan seguir utilizando.

Los pacientes que estén inmovilizados necesitarán cuidados especiales para constatar que:

  • Puedan tener deposiciones u orinar cuando lo necesiten, mediante el uso de una chata o un baño.
  • Se mantengan limpios.
  • Reciban los alimentos y líquidos que necesitan.
  • Estén lo más cómodos posible.
  • No se lesionen a sí mismos.

Los pacientes que están inmovilizados también necesitan que les revisen la circulación para verificar que la inmovilización no esté interrumpiendo el flujo de sangre. Además, se les debe vigilar cuidadosamente para que las inmovilizaciones se puedan quitar tan pronto como la situación sea segura.

Si usted no está contento con la forma como están inmovilizando a un ser querido, hable con alguien del equipo médico. El uso de inmovilizaciones está regulado por organismos nacionales y estatales. Si desea averiguar más acerca de éstas, póngase en contacto con The Joint Commission en: www.jointcommission.org. Esta agencia inspecciona la forma como se administran los hospitales en los Estados Unidos.

Referencias

Comprehensive Accreditation Manual for Hospitalswithin theManaging Human Resourcesstandards. A standard FAQ publication of The Joint Commission. Dec 24, 2009. Accessed Feb. 26, 2012.

Version Info

  • Last Reviewed on 02/26/2012
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 13, 2013

         
Average rating (0)