Tratamiento poshospitalario de una reducción cerrada de una fractura ósea

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Tratamiento poshospitalario de una reducción ortopédica de una fractura; Cuidado de la férula

Descripción

La reducción cerrada es un procedimiento para ajustar (reducir) un hueso fracturado sin cirugía. Esto permite que el hueso crezca de nuevo. Esto lo puede realizar un cirujano ortopédico (traumatólogo) o un médico general con experiencia para realizar este procedimiento.

Después del procedimiento, se colocará la extremidad fracturada en una férula de yeso.

La cicatrización puede tomar de 3 a 8 semanas y este tiempo dependerá de:

  • Su edad
  • El tamaño del hueso que se fracturó
  • El tipo de fractura
  • Su salud general

Cuidados personales en el hogar

Descanse la extremidad (brazo o pierna) lo más que pueda. Cuando esté descansando, eleve la extremidad por encima del nivel del corazón. La puede apoyar sobre almohadas, una silla, un taburete o alguna otra cosa.

No se coloque anillos en los dedos de las manos o de los pies hasta que el médico le diga que es seguro hacerlo.

Probablemente tendrá algo de dolor los primeros días después de que le pongan la férula. Utilizar una compresa fría puede ayudar.

Para el dolor, puede tomar ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve, Naprosyn). Puede comprar estos medicamentos para el dolor en la tienda.

  • Si tiene cardiopatía, hipertensión arterial, enfermedad renal o ha tenido úlceras gástricas o sangrado, hable con el médico.
  • No le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a los niños.

También puede tomar paracetamol (como Tylenol) para aliviar el dolor. Si tiene enfermedad hepática, hable con el médico antes de usarlo.

No tome más que la cantidad recomendada en el envase o por el médico.

El médico le puede recetar un medicamento más fuerte si es necesario.

Actividad

Hasta que el médico le diga que está bien:

  • No conduzca.
  • No practique deportes, no se ejercite en el gimnasio ni realice otros ejercicios que podrían lesionar su extremidad.

Si le han dado muletas para ayudarle a caminar, úselas cada vez que se movilice. No salte sobre una pierna. Puede fácilmente perder su equilibrio y caer, causándose lesiones más graves.

Cuidado de la férula

Algunas pautas de cuidados generales para su férula son:

  • Mantenga la férula seca.
  • No ponga nada dentro de la férula.
  • No se aplique polvo sobre la piel debajo de la férula.
  • No retire el relleno alrededor de los bordes de la férula ni desprenda parte de ella.
  • No se rasque por debajo de la férula.
  • Si la férula se moja, utilice un secador de pelo en la configuración de frío para ayudarla a secar.

Puede utilizar una manga especial para cubrir la férula mientras se ducha. No tome baños, ni se moje en una tina caliente, ni vaya a nadar hasta que el médico le diga que no hay problema.

Control

Usted probablemente tendrá una consulta de control con el médico de 5 días a 2 semanas después de su reducción cerrada.

El médico puede pedirle que inicie la fisioterapia o que realice otros movimientos suaves mientras sana. Esto le ayudará a evitar que su extremidad lesionada y otras extremidades se pongan demasiado débiles o rígidas.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si la férula:

  • Se siente demasiado apretada o demasiado suelta.
  • Hace que de alguna manera su piel presente picazón, ardor o dolor.
  • Se agrieta o se vuelve blanda.

También llame al médico si tiene signos de infección, algunos de los cuales son:

  • Fiebre o escalofríos
  • Hinchazón o enrojecimiento de la extremidad

Consulte con el médico de inmediato o acuda a la sala de urgencias si tiene alguno de estos síntomas:

  • La extremidad lesionada está adormecida o tiene una sensación de "hormigueo".
  • Tiene dolor que no desaparece con analgésicos.
  • La piel alrededor de la férula luce pálida, azul, negra o blanca (especialmente los dedos de las manos o de los pies).
  • Le resulta difícil mover los dedos, sean de las manos o de los pies, de la extremidad lesionada.

Igualmente, consiga atención médica de inmediato si tiene:

  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Una tos que empieza repentinamente y puede producir sangre

Referencias

Fractures: general management In: Mercier LR, ed. Practical Orthopedics. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2008:chap 2.

General principles of fracture care. In: Eiff MP, Hatch R, eds. Fracture Management for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 2.

Version Info

  • Last Reviewed on 06/11/2012
  • Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (0)