Programa de cuidado diario del intestino

Toggle: English / Spanish

Nombres Alternativos

Cuidados con la incontinencia; Cuidados del intestino disfuncional; Cuidados con el intestino neurógeno

Qué esperar en el hogar

Los nervios que ayudan a los intestinos a trabajar sin dificultad pueden dañarse después de una lesión del cerebro o la médula espinal. Las personas con esclerosis múltiple también tienen problemas similares con sus intestinos. Los síntomas pueden abarcar pérdida de control, diarrea (deposiciones blandas) o estreñimiento (deposiciones duras).

Un programa de cuidado diario del intestino puede ayudarle a evitar vergüenza y a dedicar menos tiempo al cuidado intestinal si usted trabaja de la mano con su médico o enfermera.

Programa intestinal básico

Mantenerse activo ayuda a prevenir el estreñimiento. Trate de caminar, si puede. Si está en una silla de ruedas, pregúntele al médico o a la enfermera por ejercicios.

Coma una abundante cantidad de alimentos ricos en fibra. Lea las etiquetas en los paquetes y las botellas.

  • Hasta 30 g al día
  • Para los niños, agregue cinco a la edad del niño para obtener el número de gramos de fibra que necesita.

Siga una rutina. Una vez que usted encuentre una rutina intestinal que funcione, consérvela.

  • Escoja una hora regular para sentarse en el baño, como después de una comida o de un baño caliente. Es posible que necesite hacer esto 2 ó 3 veces por día.
  • Sea paciente. Una evacuación puede tardar de 15 a 45 minutos.
  • Pruebe frotándose suavemente el estómago para ayudar al movimiento de las heces a través del colon.
  • Cuando sienta ganas de defecar, use el baño en seguida. No espere.
  • Piense en la posibilidad de tomar jugo de ciruela todos los días, de ser necesario.

Cuando tenga problemas con las deposiciones

Use jalea K-Y, vaselina o aceite de vaselina para ayudar a lubricar la abertura rectal.

Es probable que necesite insertar un dedo en el recto. La enfermera puede mostrarle cómo estimular suavemente el área para ayudar con las deposiciones. Algunas veces, es posible que necesite extraer parte de las heces.

Puede ser necesario usar un enema, un ablandador de heces o un laxante por un período de tiempo hasta que el tamaño de las heces sea menor y sea más fácil evacuar.

  • Cuando se regularice y pase aproximadamente un mes, disminuya en forma lenta el uso de estas ayudas.
  • Trabaje siempre de la mano con su médico o enfermera. Usar enemas y laxantes con demasiada frecuencia algunas veces puede empeorar la situación.

Pérdida del control de intestinos (incontinencia)

Seguir un programa intestinal regular a menudo puede ayudar a prevenir accidentes. Aprenda a percatarse de pequeñas señales de que usted necesita evacuar como:

  • Sentirse inquieto o irritable
  • Tener más flatulencias
  • Náuseas
  • Sudar por encima del ombligo, si tuvo una lesión de la médula espinal

Preguntas para hacerse si usted pierde el control de los intestinos:

  • ¿Qué comí o bebí?
  • ¿He estado siguiendo mi programa de control intestinal?

Otros consejos abarcan:

  • Trate siempre de estar cerca de un orinal o bacín. Cerciórese de tener acceso a un baño.
  • Siéntese siempre en un baño o bacín aproximadamente de 20 o 30 minutos después comer.
  • Utilice un supositorio de glicerina o Dulcolax en horas planeadas cuando esté cerca de un baño o bacín.

Tenga presente los alimentos que estimulan el intestino o le causan diarrea. Los ejemplos comunes son leche, jugo de fruta, frutas crudas, frijoles o legumbres.

Cerciórese de no estar estreñido. Algunas personas con estreñimiento muy severo tienen problemas con el escape de heces o la filtración de líquido alrededor de las heces.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si nota:

  • Dolor en el abdomen que no desaparece
  • Sangre en las heces
  • Que el tiempo que usted dedica al cuidado de los intestinos está aumentando
  • Qué tiene el abdomen muy inflado o distendido

Referencias

Rao, SSC. Fecal incontinence. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 17.

Version Info

  • Last Reviewed on 08/10/2012
  • Jennifer K. Mannheim, ARNP, Medical Staff, Department of Psychiatry and Behavioral Health, Seattle Children's Hospital. George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (0)