Patógenos de transmisión hemática

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Infecciones de transmisión hemática

Descripción

Un patógeno es algo que propaga una enfermedad. Los microbios que viven en la sangre humana y que pueden causar enfermedades en los seres humanos se denominan patógenos de transmisión hemática.

Los microbios más comunes y peligrosos que se propagan a través de la sangre en el hospital son:

  • El virus de la hepatitis B (VHB) y el virus de la hepatitis C (VHC). Estos virus causan infecciones y daño al hígado.
  • El VIH (virus de inmunodeficiencia humana). Este virus puede causar el SIDA.

Uno puede enfermarse con el VHB, el VHC o el VIH si se punza con una aguja u otro objeto afilado que haya estado en contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona que tenga una de estas infecciones.

Estas infecciones también se pueden propagar si la sangre o los líquidos corporales con sangre infectados entran en contacto con membranas mucosas o una llaga abierta o una cortadura en la piel. Uno tiene membranas mucosas en los ojos, la nariz y otras partes húmedas del cuerpo.

El VIH también se puede propagar de una persona a otra a través del líquido en sus articulaciones o el líquido cefalorraquídeo. Igualmente, se puede propagar a través del semen, los flujos vaginales, la leche materna y el líquido amniótico (el líquido que rodea a un bebé en el vientre).

Más respecto a las infecciones por hepatitis y VIH

Los síntomas de la hepatitis B son diferentes de los síntomas de la hepatitis C. Pueden ser leves y tal vez no se manifiesten hasta 2 semanas a 6 meses después del contacto con el virus. A veces, no hay ningún síntoma.

  • La mayoría de las veces, la hepatitis B mejora por sí sola y no necesita tratamiento; pero algunas personas contraen una infección a largo plazo y presentan daño hepático a causa de esto.
  • La mayoría de las personas que resultan infectadas con hepatitis C presentan una infección prolongada. Después de muchos años, a menudo manifiestan daño hepático.

Una vez que alguien se infecta con el VIH, el virus permanece en el cuerpo y poco a poco daña o destruye el sistema inmunitario. Su sistema inmunitario combate las enfermedades y lo ayuda a sanarse. Cuando éste está débil, usted es más propenso a enfermarse.

El tratamiento puede ayudar a las personas con todas estas infecciones.

La hepatitis B se puede prevenir por medio de vacunas. Pero no hay ninguna vacuna para prevenir la hepatitis C, el VIH o el SIDA.

Qué hacer si resulta expuesto

Si lo pinchan con una aguja, le cae sangre en el ojo o resulta expuesto a un patógeno de transmisión hemática:

  • Lávese el área. Utilice agua y jabón para lavarse la piel. Si los ojos resultaron expuestos, use agua corriente solamente.
  • Coméntele enseguida al supervisor que usted estuvo expuesto.
  • Consiga atención médica de inmediato.

Es posible que usted necesite someterse a pruebas de laboratorio, recibir una vacuna o tomar medicamentos.

Prevención de las infecciones por hepatitis y VIH en el hospital

Las precauciones de aislamiento crean barreras entre las personas y los microbios. Éstas ayudan a prevenir la propagación de microbios en el hospital.

Tome las precauciones normales con todos los pacientes.

Cuando esté manipulando o esté cerca de sangre, líquido corporal, tejidos corporales, membranas mucosas o áreas de piel abierta, debe utilizar equipo de protección personal. Dependiendo de la exposición, puede necesitar:

  • Guantes
  • Máscara y gafas
  • Delantal, bata y cubiertas de zapatos

También es importante limpiar posteriormente de manera apropiada. 

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention.HIV transmission. http://www.cdc.gov/hiv/resources/qa/transmission.htm. Accessed Feb. 28, 2012.

Centers for Disease Control and Prevention. Hepatitis C FAQs for health professionals. http://www.cdc.gov/hepatitis/HCV/HCVfaq.htm#b7. Accessed Feb. 28, 2012.

Centers for Disease Control and Prevention. Hepatitis B FAQs for health professionals. http://www.cdc.gov/hepatitis/HBV/HBVfaq.htm. Accessed Feb. 28, 2012.

Version Info

  • Last Reviewed on 02/28/2012
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 13, 2013

         
Average rating (0)