Medicamentos, inyecciones y suplementos para la artritis

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Introducción

El dolor, la hinchazón y la rigidez de la artritis pueden limitar su movimiento. Los medicamentos le pueden ayudar a manejar sus síntomas para que pueda continuar llevando una vida activa. Hable con su médico sobre los medicamentos que son adecuados para usted.

Analgésicos de venta libre

Los analgésicos de venta libre pueden ayudar con sus síntomas de artritis. "De venta libre" significa que usted puede comprar estos medicamentos sin necesidad de una receta.

La mayoría de los médicos recomienda el paracetamol (como Tylenol) primero, debido a que tiene menos efectos secundarios que otros fármacos. No tome más de 43 gramos (43,000 mg) al día.

Si el dolor continúa, el médico puede sugerirle antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los tipos de AINE abarcan ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno y naproxeno.

Tomar paracetamol u otra pastilla para el dolor antes de hacer ejercicio está bien. Pero no exagere con el ejercicio porque haya tomado el medicamento.

Tanto los AINE como el paracetamol en dosis elevadas, o tomados durante mucho tiempo, pueden causar efectos secundarios serios. Si usted está tomando analgésicos en la mayoría de los días, coméntele al médico, ya que posiblemente necesite que lo vigilen en busca de efectos secundarios. El médico tal vez quiera vigilarlo con ciertos exámenes de sangre.

La capsaicina (Zostrix) es una crema para la piel que puede ayudar a aliviar el dolor. Usted puede experimentar una sensación de calor y picazón cuando se aplica la crema por primera vez. Esta sensación desaparece después de unos días de uso. El alivio de dolor por lo regular empieza al cabo de 1 a 2 semanas.

Los AINE que vienen en forma de una crema para la piel están disponibles de venta libre o con receta. Pregúntele al médico si estos podrían ser apropiados para usted.

Inyecciones de esteroides para la artritis

Los medicamentos llamados corticoesteroides se pueden inyectar en la articulación para ayudar con la hinchazón y el dolor. El alivio sólo dura por un tiempo corto. Más de dos o tres inyecciones al año pueden ser dañinas. Estas inyecciones generalmente se aplican en el consultorio médico.

Cuando el dolor parece desaparecer después de estas inyecciones, puede ser tentador regresar a las actividades que le pueden haber causado dolor. Cuando reciba estas inyecciones, solicítele al médico o al fisioterapeuta que le indiquen ejercicios y estiramientos que disminuyan la probabilidad de que el dolor reaparezca.

Otras inyecciones para la artritis de la rodilla

El ácido hialurónico es una sustancia presente ya en el líquido de la rodilla que ayuda a lubricar la articulación. Cuando usted tiene artritis, el ácido hialurónico en su articulación se vuelve más delgado y menos efectivo.

El médico puede inyectar una forma de ácido hialurónico en su articulación para ayudar a lubricarla y protegerla. Esto algunas veces se denomina líquido articular artificial o viscosuplementación.

Estas inyecciones no pueden ayudar a todo mundo, pero en caso de que sirvan, el alivio puede durar de 3 a 6 meses. El uso del ácido hialurónico está aprobado sólo para la artritis de rodilla.

Suplementos

El cuerpo produce glucosamina y sulfato de condroitina de manera natural. Ellas son importantes para tener cartílago sano en sus articulaciones. Ambas sustancias vienen en forma de suplemento y pueden comprarse sin necesidad de receta.

Los suplementos de glucosamina y sulfato de condroitina pueden ayudar a controlar el dolor; sin embargo, no parecen ayudar a que la articulación desarrolle nuevo cartílago o a impedir que la artritis empeore. Algunos médicos recomiendan un período de ensayo de 3 meses para ver si la glucosamina y la condroitina ayudan.

La s-adenosilmetionina (SAMe por sus siglas en inglés y pronunciada como "Sammy") es una forma artificial de un químico natural en el cuerpo. Las afirmaciones de que la s-adenosilmetionina puede ayudar a la artritis no están bien comprobadas.
.

Referencias

Bijlsma JW, Berenbaum F, Lafeber FP. Osteoarthritis: an update with relevance for clinical practice. Lancet. 2011 Jun 18;377(9783):2115-26.

Hochberg MC, Altman RD, April KT, et al. American College of Rheumatology: 2012 recommendations for the use of nonpharmacologic and pharmacologic therapies in osteoarthritis of the hand, hip, and knee. Arthritis Care Res. 2012;4:465-474.

Lane NE, Schnitzer TJ. Osteoarthritis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 270.

Version Info

  • Last reviewed on 8/12/2013
  • C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)