Manejo de las cefaleas tensionales en el hogar

Toggle: English / Spanish

Descripción

Una cefalea tensional es el dolor o malestar en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello, por lo regular asociado con la tensión muscular en estas áreas. Las cefaleas tensionales son una de las formas más comunes de dolores de cabeza. Pueden ocurrir a cualquier edad, pero son más comunes en adultos y adolescentes.

Las cefaleas tensionales se producen cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo resultan tensos o se contraen. Las contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o la ansiedad.

Cuando tenga una cefalea tensional

Las duchas o baños fríos o calientes pueden aliviar un dolor de cabeza para algunas personas. Usted posiblemente también quiera descansar en una habitación tranquila con un paño frío sobre la cabeza.

Los analgésicos de venta libre, como ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno o paracetamol pueden aliviar el dolor si las técnicas de relajación no funcionan. Si va a participar en una actividad que se sabe que desencadenará un dolor de cabeza, puede ser útil tomar uno de estos analgésicos previamente.

Siga las instrucciones del médico acerca de la forma cómo está tomando los medicamentos. Los dolores de cabeza de rebote (dolores de cabeza que continúan reapareciendo) pueden presentarse a raíz del uso excesivo de analgésicos. Los pacientes que toman medicación para el dolor más de 3 días a la semana de manera regular pueden presentar este tipo de dolores de cabeza. El ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico pueden irritar el estómago. La dosis diaria de paracetamol no debe ser de más de 4,000 mg.

Prevenir las cefaleas tensionales

Conocer los factores desencadenantes del dolor de cabeza puede ayudarle a evitar situaciones que los provoquen. Puede ayudar el hecho de llevar un diario de los dolores de cabeza. Cuando le dé un dolor de cabeza, anote el día y la hora que empezó el dolor. El diario debe incluir notas acerca de lo que usted comió y bebió en las últimas 24 horas, cuánto durmió y cuándo y qué estaba sucediendo en su vida antes de que el dolor comenzara. Anote igualmente información sobre cuánto tiempo duró el dolor de cabeza y lo que lo alivió.

Usted posiblemente necesite hacer cambios de estilo de vida si tiene cefaleas tensionales crónicas. Esto puede incluir el cambio de sus hábitos de sueño (normalmente dormir más) y hacer más ejercicio. En algunas situaciones, puede que necesite cambiar sus actividades laborales o deportivas.

Otros consejos para evitar las cefaleas tensionales:

  • Utilizar una almohada diferente o cambiar las posiciones al dormir.
  • Adoptar una buena postura al leer, trabajar o realizar otras actividades.
  • Ejercitar y estirar la espalda, el  cuello y los hombros con frecuencia al escribir,  trabajar en computadoras o hacer otro trabajo similar.
  • Hacerse revisar los ojos. Si tiene gafas, úselas.
  • Aprender y practicar el manejo del estrés. Algunas personas descubren que los ejercicios de relajación o meditación les sirven.

Si el médico le solicita tomar medicamentos todos los días para evitar los dolores de cabeza o ayudar con el estrés, tómeselos de la forma como se los recetaron. No olvide informar sobre efectos secundarios.

.

Cuándo llamar al médico

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si:

  • Está experimentando "el peor dolor de cabeza de la vida".
  • Presenta problemas del habla, la visión, el movimiento o pérdida del equilibrio, especialmente si no ha tenido estos síntomas con un dolor de cabeza antes.
  • El dolor de cabeza comienza de manera muy repentina.

Igualmente, llame al médico si:

  • Los patrones del dolor de cabeza o el dolor cambian.
  • Los tratamientos que alguna vez funcionaron ya no sirven.
  • Presenta efectos secundarios de los medicamentos.
  • Está embarazada o podría quedar en embarazo, dado que algunos medicamentos no deben tomarse en este estado.
  • Los dolores de cabeza son más intensos al acostarse.

Version Info

  • Last Reviewed on 12/21/2011
  • Luc Jasmin, MD, PhD, Department of Neurosurgery at Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles, and Department of Anatomy at UCSF, San Francisco, CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (0)