El ejercicio y la actividad en los niños

Toggle: English / Spanish

Descripción

Los niños deben tener muchas posibilidades de jugar, correr, montar en bicicleta y practicar deportes durante el día. Los expertos recomiendan que ellos tengan 60 minutos de actividad moderada todos los días.

La actividad moderada significa que uno respira y el corazón palpita más rápido de lo normal. Algunos ejemplos son:

  • Caminar rápidamente
  • Jugar a "corre que te pillo"
  • Jugar baloncesto
  • Practicar la mayoría de los deportes organizados (tales como el fútbol, la natación y la danza)

Los niños más pequeños tienen períodos de atención más cortos que los niños mayores. Ellos pueden estar activos durante sólo 10 a 15 minutos a la vez. La meta de todos modos es un total de 60 minutos de actividad todos los días.

¿Por qué hacer ejercicio?

Los niños que hacen ejercicio:

  • Se sienten mejor respecto a sí mismos.
  • Están en mejor estado físico.
  • Tienen más energía.

Otros beneficios del ejercicio son:

  • Un riesgo más bajo de cardiopatía y diabetes.
  • Crecimiento de huesos y músculos sanos.
  • Permanecer en un peso saludable.

Arrancar

No todos los niños son iguales. Algunos niños son muy atléticos y les encanta salir y estar activos, mientras que otros preferirían permanecer dentro de su casa y entretenerse con videojuegos o ver televisión.

Si su hijo no es atlético, busque formas de motivarlo a que sea más activo.

Estas ideas pueden ayudar a los niños que no son atléticos a volverse activos:

  • Hágales saber que esto les dará más energía, hará que sus cuerpos sean más fuertes y los hará sentirse bien respecto a sí mismos.
  • Estimúlelos a que sean activos, de manera que sepan que pueden lograrlo. Ellos necesitan creer que pueden.
  • Sea un modelo para ellos. Si usted no es activo, empiece a ser más activo.
  • Convierta el hecho de caminar en una parte de la rutina diaria de su familia. Todo lo que necesita son unos buenos zapatos para caminar y chaquetas impermeables para los días húmedos. No permita que la lluvia lo detenga.
  • Salga a caminar en compañía después de la cena, antes de encender la televisión o entretenerse con juegos de computadora.
  • Lleve a su familia a centros comunitarios o parques donde haya patios de recreo, campos para juegos con pelota, canchas de baloncesto y senderos para caminar. Es más fácil ser activo cuando las personas a su alrededor están activas.

Busque una actividad adecuada

Es importante encontrar una actividad que excite a su hijo. A algunos niños les gusta realizar actividades individuales, como nadar, correr, esquiar o montar en bicicleta. Otros prefieren deportes de grupo, como el balompié, el fútbol americano, el baloncesto, el karate o el tenis.

Escoja un ejercicio que funcione bien para la edad de su hijo. Por ejemplo, un niño de 6 años puede jugar afuera con otros niños y un niño de 16 años puede correr en una carrera.

Los deportes organizados y las actividades diarias son buenas formas para que su hijo haga ejercicio. Las actividades diarias pueden consumir tanta o más energía que algunos deportes organizados.

Algunas actividades diarias fabulosas son:

  • Caminar o ir en bicicleta a la escuela.
  • Tomar las escaleras en lugar del ascensor.
  • Montar en bicicleta con la familia o amigos.
  • Llevar el perro a dar una caminada.
  • Jugar afuera (como lanzar canastas o patear o lanzar una pelota).
  • Jugar en el agua (en una piscina local, en una regadera de agua o chapotear en los charcos).
  • Bailar con música.
  • Patinar (patinaje sobre hielo, monopatín o patinaje).
  • Realizar las tareas domésticas (barrer, trapear y limpiar los pisos con aspiradora, cargar el lavaplatos y otros).
  • Realizar una caminata o paseo familiar.
  • Practicar juegos de computadora que le hagan mover todo el cuerpo, en lugar de los que le hacen mover sólo los dedos.
  • Recoger las hojas con un rastrillo (y luego saltar sobre las pilas antes de empacarlas).
  • Cortar el césped.
  • Desyerbar (ver quién puede arrancar la mayor cantidad de malezas).

Version Info

  • Last Reviewed on 07/01/2011
  • Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (0)