Detección y prevención del cáncer de cuello uterino

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Estilo de vida y hábitos sexuales más seguros

Casi todos los cánceres de cuello uterino son causados por el VPH (virus del papiloma humano).

  • El VPH es un virus común que se propaga a través de las relaciones sexuales. El virus causa verrugas genitales.
  • Ciertos tipos de VPH tienen mayor probabilidad de causar cáncer de cuello uterino y se denominan tipos de VPH de alto riesgo.

El VPH puede transmitirse de una persona a otra aun cuando no haya verrugas visibles u otros síntomas.

La práctica de relaciones sexuales seguras puede ayudar a reducir el riesgo de contraer VPH y cáncer de cuello uterino.

  • Siempre use condones masculinos y femeninos, pero tenga en cuenta que estos no lo protegen del todo. Esto se debe a que el virus o las verrugas pueden estar en la piel circundante.
  • Tenga sólo una pareja sexual que usted sepa que está libre de la infección.
  • Limite el número de parejas sexuales que tenga con el tiempo.
  • No se involucre con parejas que participen en actividades sexuales de alto riesgo.
  • El hecho de no fumar también hace la diferencia. El consumo de cigarrillo incrementa el riesgo de contraer cáncer de cuello uterino.

Vacunas para prevenir el cáncer de cuello uterino

Hay disponibilidad de dos vacunas que protegen contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres cervicales en las mujeres.

  • La vacuna se administra en una serie de tres inyecciones.
  • Se recomienda para las niñas y las mujeres en edades de 9 a 26 años.
  • Lo mejor es que las niñas reciban la vacuna hacia la edad de 11 años o antes de volverse sexualmente activas. Sin embargo, incluso las niñas y mujeres jóvenes que ya hayan sido sexualmente activas todavía pueden obtener protección de la vacuna.

Citologías vaginales

El cáncer cervical o de cuello uterino por lo regular se desarrolla muy lentamente. Comienza como cambios precancerosos, llamados

, los cuales se pueden detectar por medio de un examen médico llamado .

La displasia es 100% curable. Por eso es tan importante que las mujeres se hagan citologías vaginales regulares.

Las citologías vaginales deben comenzar a los 21 años. Después del primer examen:

  • Las mujeres de 21 a 29 años deben hacerse una citología cada tres años.
  • Las mujeres de 30 a 65 años deben hacerse examinar ya sea con una citología vaginal cada tres años o una citología vaginal y un examen del VPH cada cinco años.
  • Si usted o su pareja sexual tienen otros nuevos compañeros, deben hacerse una citología vaginal cada tres años.
  • Las mujeres de 65 a 70 años pueden dejar de hacerse citologías vaginales siempre y cuando hayan tenido tres pruebas negativas en los últimos 10 años.
  • Las mujeres que hayan recibido tratamiento para un precáncer (displasia cervical) deben seguir haciéndose citologías durante 20 años después del tratamiento o hasta la edad de 65 años, sea cual sea lo que dure más tiempo.

References

American Academy of Pediatrics, Committee on Infectious Diseases. Policy Statement: HPV vaccine recommendations. Pediatrics. 2012. DOI: 10.1542/peds.2011-3865.

Centers for Disease Control and Prevention. Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) Recommended Immunization Schedules for Persons Aged 0 Through 18 Years and Adults Aged 19 Years and Older -- United States, 2013. MMWR. 2013;62(Suppl1):1-19.

Noller KL. Intraepithelial neoplasia of the lower genital tract (cervix, vulva): etiology, screening, diagnostic techniques, management. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2012:chap 28.

Saslow D, Solomon D, Lawson HW, et al. American Cancer Society, American Society for Colposcopy and Cervical Pathology, and American Society for Clinical Pathology screening guidelines for the prevention and early detection of cervical cancer. CA Cancer J Clin. 2012;62(3):147-72.

U.S. Preventive Services Task Force. Screening for cervical cancer: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Ann Intern Med. 2012;156:880-91.

Version Info

  • Last reviewed on 11/9/2013
  • Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)