Después de un parto vaginal en el hospital

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Después de un nacimiento vaginal

Después del parto

La mayoría de las mujeres permanecen en el hospital durante una noche después del parto. Aproveche el tiempo para estrechar los lazos con su nuevo bebé, descansar un poco y recibir alguna ayuda con la lactancia materna y el cuidado de su bebé.

Qué se debe esperar después del parto

Después de la emoción de finalmente dar a luz y cargar a su bebé, usted puede notar lo cansada que está. 

Al principio, le pueden solicitar que coma sólo pedazos de hielo o tome sorbos de agua, al menos hasta que el médico tenga la certeza de que usted probablemente no va a tener un sangrado muy abundante. 

Usted permanecerá en la sala donde tuvo a su bebé y una enfermera:

  • Vigilará su presión arterial, la frecuencia cardíaca y la cantidad de sangrado vaginal.
  • La revisará para verificar que su útero se esté volviendo más firme. 

Si su bebé no necesitó atención especial de inmediato, usted podrá cargar y admirar a su nuevo hijo durante un rato.

  • En algún momento, su bebé será examinado por alguien de la sala de recién nacidos. Dependiendo del hospital donde dé a luz, esto puede ser en su habitación o en dicha sala de recién nacidos.
  • Su cónyuge o pareja también puede participar e incluso ayudar a lavar el cabello del bebé por primera vez. 

Si le aplicaron anestesia epidural, se le puede dejar por un corto tiempo después del parto para aliviar el dolor.

Contracciones, sangrado y dolor

Una vez que usted dé a luz, las contracciones fuertes terminan; sin embargo, su útero aún necesita contraerse con el fin de encogerse de nuevo hasta su tamaño normal y prevenir el sangrado abundante. La lactancia materna también ayuda a que el útero se contraiga. Estas contracciones pueden ser un poco dolorosas, pero son importantes. 

A medida que su útero se vuelve más firme y más pequeño, usted es menos propensa a tener un sangrado más abundante. El flujo de sangre debe hacerse progresivamente más lento durante el primer día. Usted puede notar unos pocos coágulos más pequeños que salen cuando la enfermera presiona sobre su útero para revisarlo.

Para algunas mujeres, el sangrado no disminuye o incluso se vuelve más abundante. Esto puede ser causado por un pequeño pedazo de placenta que quedó en el revestimiento del útero. En raras ocasiones, se necesita una cirugía menor para retirar esto.

Cuidado de la vagina y el perineo

El área entre la vagina y el recto se denomina perineo. Incluso si usted no tiene un desgarro o una episiotomía, el área puede estar inflamada y algo sensible.

Para aliviar el dolor o la molestia:

  • Solicítele al personal de enfermería que le apliquen compresas de hielo inmediatamente después del nacimiento. El uso de bolsas de hielo en las primeras 24 horas después del nacimiento reduce la inflamación y alivia el dolor.
  • Tome baños calientes, pero espere hasta 24 horas después de haber dado a luz.
  • Tome medicamentos como ibuprofeno para aliviar el dolor.

Algunas mujeres se preocupan por las deposiciones después del parto. Puede recibir ablandadores de heces.

El hecho de orinar puede doler un poco durante el primer día, pero esto no suele durar más de un día.

Cuidado de su bebé

Cargar y cuidar de su nuevo bebé es emocionante y compensa la larga travesía de su embarazo y el dolor y la molestia del parto. Las enfermeras y los especialistas en lactancia materna están disponibles para contestar sus preguntas y ayudarle. 

Mantener al bebé en la habitación con usted le ayuda a estrechar los lazos con el nuevo miembro de la familia. Si el bebé tiene que ir a la sala de recién nacidos por razones de salud, aproveche este tiempo y descanse lo más que pueda. El cuidado de un recién nacido es un trabajo de tiempo completo y puede ser agotador.  

Algunas mujeres se sienten tristes o con una decepción emocional después del parto. Estos sentimientos son comunes y nada de qué sentirse avergonzada. Hable con el médico, el personal de enfermería y su pareja.

Referencias

Version Info

  • Last reviewed on 9/19/2012
  • Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)