Cuidados personales para la preeclampsia

Toggle: English / Spanish

Nombres alternativos

Cuidados personales para la toxemia; Cuidados personales para la hipertensión inducida por el embarazo; Cuidados personales para la HIE

Descripción

La preeclampsia es la hipertensión arterial y proteína en la orina después de la semana 20 del embarazo.

Qué se debe esperar

Si usted ya ha pasado de las 37 semanas y su presión arterial es moderadamente elevada, el médico probablemente le recomendará un parto prematuro. Esto puede implicar el hecho de recibir medicamentos para empezar (inducir) el parto o tener una cesárea. 

Si usted tiene menos de 37 semanas de embarazo, el objetivo es prolongarlo, siempre y cuando sea seguro hacerlo. Hacerlo de esta manera, le permite a su bebé desarrollarse por más tiempo dentro de su vientre.

  • Si su preeclampsia es grave, es posible que necesite permanecer en el hospital para realizarle un monitoreo cuidadoso.
  • Si su preeclampsia es leve, es posible que pueda quedarse en casa con reposo en cama. Usted necesitará hacerse chequeos y exámenes frecuentes.

Reposo en cama y cuidados personales en el hogar

Cuando esté en casa, el médico probablemente le ordenará que guarde reposo en cama.

  • La mejor posición para el reposo en cama es sobre el lado izquierdo. Descanse sobre su lado derecho si su lado izquierdo le duele.
  • Acostarse de lado permite que circule más sangre hacia la placenta y esto le lleva más sangre a su bebé.
  • Ayuda el hecho de descansar con las rodillas o las caderas flexionadas. Es posible que desee utilizar una almohada entre las rodillas para aliviar la tensión sobre la espalda.

La mayoría de las veces, usted tendrá que permanecer acostada de lado, excepto cuando utilice el baño. Pregúntele a su médico si puede sentarse erguida o deambular otras veces.

El médico le dirá qué cantidad de líquido debe tomar cada día y qué otros cambios necesita hacer en su dieta. Es posible que deba reducir su consumo de sal.

Es posible que deba tomar medicamentos para bajar su presión arterial.

  • Tome estos medicamentos de la manera como su médico se lo indique.
  • No tome vitaminas adicionales, calcio, ácido acetilsalicílico (aspirin) ni otros medicamentos sin consultar con su médico primero.

A menudo, las mujeres que tienen preeclampsia no se sienten enfermas ni tiene síntomas; sin embargo, tanto usted como su bebé pueden estar en peligro. Debe guardar reposo en cama para que usted y su bebé se mantengan lo más sanos posible. Usted puede estar incómoda y sentirse estresada, pero el reposo en cama será más fácil de manejar a medida que se acostumbre.

Vigilarla a usted y a su bebé

Mientras esté en su casa, el médico puede pedirle que:

  • Mida su presión arterial.
  • Controle la cantidad de líquido que bebe.
  • Revise su peso.
  • Controle con qué frecuencia su bebé se mueve y patea. 

El médico le enseñará cómo hacerlo.

Se necesitarán consultas frecuentes con el médico para asegurarse de que usted y su bebé estén bien. Usted probablemente tendrá:

  • Consultas con el médico una vez a la semana o más.
  • Ultrasonidos para controlar el tamaño y el movimiento de su bebé y el líquido a su alrededor.
  • Una cardiotocografía en reposo para verificar cómo le está yendo al bebé.
  • Exámenes de sangre o de orina.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico de inmediato si:

  • Presenta hinchazón de las manos, la cara o los ojos (edema).
  • De repente, aumenta de peso durante 1 o 2 días, o aumenta más de 2 libras en una semana.
  • Tiene un dolor de cabeza que no desaparece o que empeora.
  • No está orinando con mucha frecuencia.
  • Tiene náuseas y vómitos.
  • Tiene cambios en la visión como, por ejemplo, no puede ver por un breve periodo de tiempo, ve luce o puntos centelleantes, es sensible a la luz o presenta visión borrosa.
  • Siente mareos o desmayos.
  • Tiene dolor en el abdomen por debajo de las costillas.
  • Tiene dolor en el hombro derecho.
  • Tiene problemas para respirar.
  • Presenta moretones con facilidad. 

Referencias

Sibai BM. Hypertension. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 6th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2012:chap 35.

Version Info

  • Last Reviewed on 08/23/2012
  • Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (0)