Cuidado de los pies en caso de diabetes

Toggle: English / Spanish

Nombres Alternativos

Cuidados personales de los pies en caso de diabetes

Cuidados personales

La diabetes puede causar daño a los nervios y los vasos sanguíneos de los pies. Este daño puede causar entumecimiento y reducir la sensibilidad de los pies. Como resultado, es posible que los pies no sanen bien si se lesionan. Si le sale una ampolla, tal vez no la note y puede empeorar.

Revísese los pies todos los días. Inspeccione arriba, a los lados, las plantas de los pies, los talones y entre los dedos. Busque:

  • Piel seca y cuarteada
  • Ampollas o úlceras
  • Hematomas o cortaduras
  • Enrojecimiento, calor o sensibilidad
  • Puntos firmes o duros

Si no puede ver bien, solicítele a alguien que le revise los pies.

Llame a su médico inmediatamente por algún problema en los pies. No intente tratarlo usted mismo primero. Incluso las heridas o ampollas pequeñas pueden convertirse en problemas grandes si se desarrolla infección o no sanan.

Lávese los pies todos los días con agua tibia y jabón suave. Los jabones fuertes pueden dañar la piel.

  • Verifique primero la temperatura del agua con las manos o el codo.
  • Séquese suavemente los pies, sobre todo entre los dedos.
  • Use loción, vaselina, lanolina o aceite sobre la piel seca. NO se ponga loción entre los dedos de los pies.

Solicítele al médico que le muestre cómo recortar las uñas de los pies.

  • Remójese los pies en agua tibia para ablandar la uña antes de recortarla.
  • Corte la uña en forma recta, debido a que las uñas curvas tienen mayor probabilidad de resultar encarnadas.
  • El podólogo (podiatra) puede recortarle las uñas si usted no puede hacerlo.

La mayoría de las personas con diabetes deben hacerse tratar los callos o callosidades por parte de un podólogo. Si el médico le ha dado permiso para que usted mismo se los trate:

  • Utilice una piedra pómez suavemente para eliminar dichos callos y callosidades después de una ducha o baño, cuando la piel está suave.
  • NO utilice almohadillas medicadas ni trate de rasurarlos o cortarlos en casa.

Si fuma, suspenda. El hábito de fumar disminuye el flujo sanguíneo a los pies. Hable con el médico o el personal de enfermería si necesita ayuda para dejarlo.

No utilice una almohadilla térmica ni una botella de agua caliente en los pies. No camine descalzo, sobre todo en el pavimento caliente o en las playas de arenas calientes. Quítese los zapatos y calcetines durante las visitas al médico para que pueda revisarle los pies.

Zapatos y calcetines

Use zapatos en todo momento para proteger los pies de una lesión. Antes de ponérselos, revíselos siempre por dentro para ver si hay piedras, clavos o áreas ásperas que puedan lastimarle los pies.

Use zapatos que sean cómodos y que ajusten bien cuando los compre. Nunca compre zapatos que sean estrechos, con la esperanza de que se vayan a estirar a medida que los use. Es posible que no sienta la presión de zapatos que no le calcen bien. Se pueden presentar ampollas y úlceras cuando el pie presiona contra el zapato.

Pregúntele al médico acerca de zapatos especiales que puedan brindarle más espacio a los pies. Cuando consiga zapatos nuevos, ablándelos lentamente. Póngaselos una o dos horas al día durante la primera y segunda semana.

Cámbiese los zapatos ablandados después de 5 horas durante el día para modificar los puntos de presión en los pies. No use sandalias tipo chancletas ni pantimedias con costuras, ya que ambas pueden causar puntos de presión.

Use calcetines limpios y secos o pantimedias sin elásticos ni costuras todos los días. Le ayudarán a proteger los pies. Los agujeros en los calcetines o las pantimedias pueden ejercer presión dañina en sus pies.

Es posible que usted quiera ponerse calcetines especiales con relleno extra. Los calcetines que apartan la humedad de los pies los mantendrán más secos. En clima frío, use calcetines abrigados y no se quede afuera en el frío por mucho tiempo. Utilice calcetines limpios y secos para acostarse si tiene los pies fríos.

Referencias

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes -- 2012. Diabetes Care. 2012 Jan;35 Suppl 1:S11-63.

In the clinic. Type 2 diabetes. Ann Intern Med. 2010 Mar 2;152(1):ITC1-16.

Inzucchi SE, Sherwin RS. Type 1 diabetes mellitus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011: chap 236.

Inzucchi SE, Sherwin RS. Type 2 diabetes mellitus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011: chap 237. 

Version Info

  • Last Reviewed on 09/04/2012
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 13, 2013

         
Average rating (0)