Apoyar a su hijo con la pérdida de peso

Toggle: English / Spanish

Descripción

El primer paso para ayudarle a su hijo a lograr un peso saludable es hablar con su médico. Éste puede ayudarle a establecer metas saludables para bajar de peso e igualmente ayudar con monitoreo y apoyo.

Tener el apoyo de los amigos y la familia también le ayudará a su hijo a bajar de peso.Trate de lograr que toda la familia se vincule a un plan para bajar de peso, aun cuando adelgazar no sea el objetivo para todos. Los planes para bajar de peso en los niños se enfocan en hábitos de estilo de vida saludables. Todos los miembros de la familia se pueden beneficiar de tener un estilo de vida saludable.

Nombres alternativos

Disciplina con los alimentos

Elogie y recompense a su hijo cuando haga buenas elecciones de alimentos y participe en actividades saludables. Esto los animará a persistir en ello.

  • No use el alimento como premio o castigo. Por ejemplo, no le ofrezca alimento a su hijo si limpia su cuarto, y no retenga el alimento si su hijo no hace su tarea.
  • No castigue, ni fastidie ni critique a los niños que no estén motivados en su plan para bajar de peso, ya que esto no les ayudará.
  • No obligue a los niños a comer todo el alimento de su plato. Los bebés, los niños y los adolescentes necesitan aprender a dejar de comer cuando estén llenos.

¡Muéstreles cómo hacerlo!

Lo mejor que usted puede hacer para motivar a sus hijos a bajar de peso es que usted mismo adelgace, si lo necesita. Indique la manera y siga el consejo que les da.

Consejos para ayudar en el camino

Traten de comer en familia.

  • Procure tener comidas donde los miembros de la familia se sienten y hablen acerca de su día.
  • Ponga algunas reglas, como que no se permiten sermones ni agresiones.
  • Procure que las comidas familiares sean experiencias positivas.

Prepare las comidas en casa e involucre a sus hijos en su planificación.

  • Si tienen la edad suficiente, permítales ayudar en la preparación de las comidas. Si sus hijos ayudan a decidir qué alimento preparar, es más probable que lo coman.
  • Las comidas caseras con frecuencia son más saludables que los alimentos preparados o la comida rápida. También pueden ayudarle a ahorrar dinero.
  • Si usted es novato en la cocina, con un poco de práctica, las comidas caseras pueden tener un mejor sabor que las comidas rápidas.
  • Lleve a sus hijos con usted cuando vaya a comprar comestibles para que puedan aprender a hacer buenas elecciones de alimentos. La mejor manera de evitar que los niños consuman comida chatarra u otros refrigerios malsanos es evitar estos alimentos en su casa.
  • Nunca permitir ningún refrigerio o dulces malsanos puede provocar que su hijo prepare furtivamente estos alimentos. No es inconveniente permitir que su hijo consuma un refrigerio malsano de vez en cuando. La clave es el equilibrio.

Ayúdeles a sus hijos a evitar los alimentos tentadores.

  • Si usted tiene alimentos como galletas, papitas fritas o helado en su casa, guárdelos donde sean difíciles de ver o alcanzar. Ponga el helado en el fondo del congelador y las papitas fritas en un estante alto.
  • Traslade los alimentos más saludables hacia el frente, a nivel del ojo.
  • Si su familia toma refrigerios mientras mira la televisión, ponga una porción del alimento en un tazón o en un plato para cada persona. Es fácil comer en exceso directamente del paquete.

Qué hacer en la escuela

Los escolares pueden ejercer presión entre sí para hacer malas elecciones de alimentos. Además, muchas escuelas no suministran opciones de alimentos saludables.

Enséñeles a sus hijos a evitar las bebidas azucaradas de los expendedores automáticos en el colegio. Procure que ellos lleven su propia botella de agua a la escuela para animarlos a beber agua.

Empaque un almuerzo en casa para que su hijo lo lleve a la escuela. Agregue un refrigerio saludable adicional que su hijo pueda compartir con un amigo.

Referencias

Version Info

  • Last reviewed on 5/10/2013
  • Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)