Ventana aortopulmonar

Toggle: English / Spanish

Definición

Es un defecto cardíaco raro, en el cual hay un agujero que conecta la arteria mayor que lleva sangre del corazón al cuerpo (aorta) y la que lleva sangre del corazón a los pulmones (arteria pulmonar). La afección es congénita, lo cual significa que está presente desde el nacimiento.

Nombres alternativos

Defecto del tabique aortopulmonar; Comunicación aortopulmonar

Causas, incidencia y factores de riesgo

Normalmente, la sangre fluye a través de la arteria pulmonar hacia los pulmones, donde recoge oxígeno. Luego, la sangre viaja de nuevo al corazón y es bombeada hacia la aorta y al resto del cuerpo.

Ventana aortopulmonar

Los bebés con una ventana aortopulmonar tienen un agujero entre la aorta y la arteria pulmonar. Debido a este agujero, la sangre de la aorta circula hacia la arteria pulmonar y fluye entonces demasiada sangre hacia los pulmones, causando hipertensión arterial en estos órganos (una afección llamada hipertensión pulmonar) e insuficiencia cardíaca. Cuanto más grande sea el defecto, más sangre podrá ingresar a la arteria pulmonar.

La afección ocurre cuando la aorta y la arteria pulmonar no se dividen normalmente a medida que el bebé se desarrolla en el útero.

La ventana aortopulmonar es muy poco común y representa sólo el 0.1% de todos los defectos cardíacos congénitos.

Esta afección puede ocurrir espontáneamente o con otros defectos cardíacos como el conducto arterial persistente, la tetralogía de Fallot o la atresia pulmonar. El 50% de los pacientes normalmente no tiene ningún otro defecto cardíaco.

Síntomas

Si el defecto es pequeño, puede no causar ningún síntoma. Sin embargo, la mayoría de los defectos son grandes.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Retraso en el crecimiento
  • Insuficiencia cardíaca
  • Irritabilidad
  • Alimentación deficiente y falta de aumento de peso
  • Respiración rápida
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Infecciones respiratorias

Signos y exámenes

El pediatra normalmente escuchará un sonido cardíaco anormal (soplo) al auscultar el corazón del niño con un estetoscopio.

El médico puede ordenar exámenes tales como:

  • Cateterismo cardíaco (un tubo delgado insertado en las arterias alrededor del corazón para visualizar dicho órgano y los vasos sanguíneos y medir directamente la presión en el corazón y los pulmones)
  • Radiografía de tórax
  • Ecocardiografía
  • Resonancia magnética del corazón

Tratamiento

La afección normalmente requiere una cirugía a corazón abierto para reparar el defecto. La cirugía debe hacerse lo más pronto posible después de hacer el diagnóstico, por lo general cuando el niño todavía es un recién nacido.

Durante el procedimiento, un sistema de circulación extracorporal reemplaza el corazón del niño. El cirujano abre la aorta y cierra el defecto con un parche hecho ya sea de un pedazo del saco que rodea el corazón (pericardio) o de un material sintético.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

La cirugía para corregir la ventana aortopulmonar es eficaz en la mayoría de los casos. Si el defecto se trata rápidamente, el niño no debe tener ningún tipo de efectos duraderos.

Complicaciones

La demora en el tratamiento puede llevar a complicaciones tales como:

  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Hipertensión pulmonar
  • Muerte

Situaciones que requieren asistencia médica

Llame al médico si su hijo tiene síntomas de ventana aortopulmonar. Cuanto antes se diagnostique y se trate esta afección, mejor será el pronóstico del niño.

Prevención

No hay ninguna forma conocida de prevenir la ventana aortopulmonar.

Referencias

Miscellaneous congenital cardiac conditions. In: Park MK. Pediatric Cardiology for Practitioners. 5th ed. Philadelphia, Pa:Mosby Elsevier; 2008:chap 17.

Jansen C. Surgical repair of aortopulmonary window: thirty-seven years of experience. Pediatr Cardiol, 2006;27:552-556.

Koh Su-Mei A, Ju-Le T. Large unrepaired aortopulmonary window--survival into the seventh decade. Echocardiography, 2007;24:71-73.

Version Info

  • Last reviewed on 2/7/2012
  • Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine; and Michael A. Chen, MD, PhD, Assistant Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)