Trastorno de vinculación reactiva de la lactancia o la primera infancia

Toggle: English / Spanish

Definición

Es un problema con la interacción social que ocurre cuando se descuidan las necesidades emocionales y físicas básicas de un niño, particularmente cuando el niño es un bebé.

Nombres alternativos

Causas, incidencia y factores de riesgo

El trastorno de vinculación reactiva es causado por el maltrato o el descuido de las necesidades de un bebé con relación a:

  • Los lazos emocionales con un cuidador ya sea primario o secundario
  • El alimento
  • La seguridad física
  • El contacto

El riesgo de descuidar al bebé o al niño aumenta cuando:

  • El cuidador padece retardo mental
  • El cuidador carece de destrezas para la crianza
  • Los padres están separados
  • Los padres son adolescentes

Un cambio frecuente en los cuidadores (por ejemplo, en orfanatos u hogares sustitutos) es otra causa de este trastorno.

Los niños adoptados de orfanatos extranjeros resultan comúnmente afectados, particularmente si fueron alejados de sus padres biológicos durante las primeras semanas de vida.

Síntomas

Niño:

  • Rechaza al cuidador
  • Evita el contacto físico
  • Es difícil de consolar
  • No hace distinciones cuando socializa con extraños
  • Se resiste a la interacción social
  • Desea estar solo

Cuidador:

  • Descuido de las necesidades emocionales básicas del niño tales como bienestar, estimulación y afecto
  • Descuido de las necesidades físicas básicas del niño, tales como alimento, aseo y juego

Signos y exámenes

Este trastorno se diagnostica con:

  • Una historia clínica completa
  • Un examen físico
  • Una evaluación psiquiátrica

Tratamiento

El tratamiento tiene dos partes. La primera prioridad es garantizar que el niño esté en un ambiente seguro donde tenga satisfechas sus necesidades físicas y emocionales.

Una vez que se ha logrado esto, el siguiente paso es modificar la relación entre el cuidador y el niño, en caso de que el primero sea la causa del problema. Unas clases sobre destrezas con respecto a la crianza pueden ayudar con esto, ya que dichas destrezas le dan al cuidador la capacidad de satisfacer las necesidades del niño y le ayuda a establecer lazos afectivos con él.

El cuidador debe someterse también a una asesoría para solucionar cualquier problema actual, como drogadicción o violencia familiar. Los servicios sociales de protección del menor deben hacer un seguimiento a la familia para constatar que el niño esté en un ambiente seguro y estable.

Los padres que adoptan bebés o niños pequeños de orfanatos extranjeros deben ser conscientes de que esta situación puede suceder y ser sensibles a las necesidades del niño con relación a la constancia, al afecto físico y al amor.

Este tipo de niños puede sentir miedo de la gente y al principio sentirse abrumados con el afecto físico. Los padres deben tratar de no sentir esto como un rechazo, dado que es una respuesta normal en alguien que ha sido maltratado para evitar el contacto. Con frecuencia, se deben dar abrazos, pero sin forzarlos.

Se debe realizar una evaluación de la salud mental, la cual ayudará en el desarrollo de un plan de tratamiento.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

La intervención adecuada puede mejorar el pronóstico.

Complicaciones

Sin tratamiento, esta condición puede afectar permanentemente la interacción social del niño. Esta afección puede estar relacionada con:

Situaciones que requieren asistencia médica

Este trastorno se identifica generalmente cuando un progenitor (o padre potencial) está en alto riesgo de descuidar al niño o cuando un padre adoptivo tiene dificultades para manejar a un niño recién adoptado.

Si la persona ha adoptado un niño recientemente de un orfanato extranjero u otra situación en donde se haya presentado descuido y el niño exhibe estos síntomas, debe acudir al médico.

Prevención

El reconocimiento oportuno de este trastorno es muy importante para el niño. A los padres que estén en alto riesgo de descuidar a sus hijos se les debe brindar capacitación sobre los cuidados durante la crianza. A la familia se le debe hacer un seguimiento, ya sea por parte de un trabajador social o de un médico para garantizar que las necesidades del niño sean satisfechas.

Referencias

Milosavljevic N, Brendel RW. Child abuse and neglect. In: Stern TA, Rosenbaum JF, Fava M, Biederman J, Rauch SL, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 1st ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2008:chap 8.

Schechter DS. Disturbances of attachment and parental psychopathology in early childhood. Child Adolesc Psychiatr Clin N Am.  2009 Jul 01; 18(3): 665-86.

Version Info

  • Last reviewed on 5/16/2012
  • Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (2)