Resequedad vaginal

Toggle: English / Spanish

Definición

Nombres alternativos

Vaginitis de tipo atrófico; Vaginitis debida a disminución en los estrógenos; Vaginitis atrófica

Causas

La vaginitis atrófica es causada por una disminución en los estrógenos.

Los estrógenos mantienen los tejidos de la vagina lubricados y saludables. Normalmente, el revestimiento de la vagina produce un líquido lubricante transparente, el cual hace que las relaciones sexuales sean más cómodas. También ayuda a disminuir la resequedad vaginal.

Si los niveles de estrógenos disminuyen, el tejido vaginal se encoge y se vuelve más grueso. Esto causa resequedad e inflamación.

Los niveles de estrógenos normalmente disminuyen después de la menopausia. Lo siguiente también puede provocar dicha disminución:

  • Medicamentos u hormonas empleadas en el tratamiento para el cáncer de mama, la endometriosis, los miomas uterinos o la infertilidad
  • Cirugía para extirpar los ovarios
  • Radioterapia al área pélvica
  • Quimioterapia
  • Estrés grave, depresión o ejercicio riguroso

Algunas mujeres presentan este problema inmediatamente después del parto o mientras están amamantando, ya que los niveles de estrógeno están más bajos en estos momentos.

La vagina también puede resultar más irritada por jabones, detergentes para lavar, lociones, perfumes o duchas. Ciertos medicamentos, el tabaquismo, los tampones y los condones también pueden causar o empeorar la resequedad vaginal. 

Síntomas

  • Ardor al orinar
  • Sangrado leve después de la relación sexual
  • Dolor durante la relación sexual
  • Flujo vaginal leve
  • Dolor, ardor o picazón en la vagina

Pruebas y exámenes

Un examen de la pelvis muestra que las paredes vaginales están delgadas, pálidas o rojas.

Se puede analizar el flujo vaginal para descartar otras causas de la afección. Igualmente, se pueden realizar exámenes de los niveles hormonales para averiguar si ha llegado a la menopausia.

Tratamiento

Hay muchos tratamientos para la resequedad vaginal. Antes de tratarse los síntomas usted misma, un médico debe determinar la causa del problema.

  • Usted puede comprar algunos lubricantes y cremas humectantes vaginales sin necesidad de receta. Éstas a menudo humectarán el área durante varias horas, hasta un día.
  • Usar un lubricante vaginal hidrosoluble durante la relación sexual puede servir. Productos como la vaselina, el aceite mineral u otros aceites pueden dañar los condones de látex o los diafragmas.
  • Evite jabones, lociones, perfumes y duchas con fragancia.

El estrógeno recetado puede ser eficaz para tratar la vaginitis atrófica. Está disponible en crema, tableta, supositorio o anillo, todos los cuales se colocan directamente dentro de la vagina. Estos medicamentos liberan estrógeno directamente en el área vaginal y sólo un poco de éste es absorbido hacia el torrente sanguíneo.

Usted puede tomar estrógenos (hormonoterapia) en forma de un parche cutáneo o una píldora que se toma por vía oral si tiene sofocos u otros síntomas de menopausia. Ver: hormonoterapia.

Las mujeres deben analizar con su médico los riesgos y beneficios de la estrogenoterapia restitutiva.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento apropiado aliviará los síntomas la mayoría de las veces.

Posibles complicaciones

La resequedad vaginal puede:

  • Hacerla a usted más propensa a contraer infecciones vaginales causadas por bacterias u hongos (hongos levaduriformes).
  • Causar úlceras o fisuras en las paredes de la vagina.
  • Causar dolor con la relación sexual, lo cual puede afectar su relación con su pareja o cónyuge. El hecho de hablar abiertamente con su compañero puede ayudar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si está experimentando resequedad o dolor vaginal, ardor, picazón o dolor durante la relación sexual que no desaparece con un lubricante hidrosoluble.

Prevención

Referencias

Eckert LO, Lentz G. Infections of the lower and upper genital tracts. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2012:chap 23.

Lobo RA. Menopasue and care of the mature woman. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2012:chap 14.

Version Info

  • Last reviewed on 11/10/2013
  • Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (6)