Primeros auxilios en caso de pérdida del conocimiento

Toggle: English / Spanish

Definición

La pérdida del conocimiento es cuando una persona es incapaz de responder a otras personas y actividades. A menudo, se le denomina coma o estar en un estado comatoso.

Hay otros cambios que pueden ocurrir en el nivel de conciencia de la persona sin quedar inconsciente. En términos médicos, estos cambios se denominan "alteración del estado mental" o "cambio del estado mental" e incluyen confusión, desorientación o estupor repentinos.

La pérdida del conocimiento y cualquier otro cambio repentino del estado mental deben tratarse como una emergencia médica.

Si alguien está despierto, pero con menos lucidez mental de lo usual, hágale algunas preguntas simples tales como:

  • ¿Cómo te llamas?
  • ¿Qué fecha es hoy?
  • ¿Cuántos años tienes?

Las respuestas incorrectas o la incapacidad para responder la pregunta sugieren un cambio del estado mental.

Nombres alternativos

Primeros auxilios en caso de pérdida de la conciencia; Primeros auxilios en caso de coma; Cambios en el estado mental; Alteración del estado mental

Consideraciones

Estar dormido no es lo mismo que estar inconsciente. Una persona que está dormida responde a ruidos estridentes o sacudones suaves, pero una persona inconsciente no lo hace.

Una persona inconsciente no puede toser ni aclararse la garganta, lo que puede llevar a la muerte si hay obstrucción de las vías respiratorias.

Causas

La pérdida del conocimiento puede ser causada por casi cualquier enfermedad o lesión importante, así como por

y .

La pérdida del conocimiento breve o

suele ser causada por deshidratación, o hipotensión temporal; sin embargo, puede también ser ocasionada por problemas serios en el sistema nervioso o el corazón. El médico determinará si necesita exámenes.

Otras causas de los desmayos abarcan hacer un esfuerzo intenso durante la defecación, toser muy fuerte o respirar muy rápido (hiperventilación).

Síntomas

La persona no reacciona (no responde a la actividad, al contacto, al sonido o a otra estimulación).

Se pueden presentar los siguientes síntomas después de que una persona haya quedado inconsciente.

  • Amnesia para eventos sucedidos antes, durante o incluso después del período de pérdida del conocimiento
  • Confusión
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Incapacidad para hablar o mover partes de su cuerpo (ver síntomas del accidente cerebrovascular)
  • Mareo
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia)
  • Latidos cardíacos (palpitaciones) rápidos
  • Estupor (debilidad y confusión profunda)

Primeros auxilios

  1. Llame o dígale a alguien que llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos).
  2. Revise las vías respiratorias, la respiración y el pulso de la persona con frecuencia. De ser necesario, inicie la respiración boca a boca y RCP.
  3. Si la persona está respirando, está boca arriba y usted no sospecha de una lesión de columna, gírela hacia el lado suyo con cuidado. Doble las piernas de tal manera que tanto la cadera como la rodilla queden en ángulos rectos. Luego, inclínele suavemente la cabeza hacia atrás para mantener la vía aérea abierta. Si en algún momento se detienen la respiración o el pulso, voltee a la persona boca arriba e inicie RCP.
  4. Si cree que hay una lesión en la columna, deje a la persona donde la encontró, siempre y cuando siga respirando. Si la persona vomita, gire el cuerpo entero a la vez hacia el lado, apoye el cuello y la espalda para mantener la cabeza y el cuerpo en la misma posición mientras lo voltea.
  5. Mantenga a la persona caliente hasta que llegue la ayuda médica.
  6. Si usted ve cuando una persona se desmaya, trate de evitar que se caiga. Acueste a la persona en el piso boca arriba y levántele los pies más o menos 12 pulgadas (30 cm).
  7. Si el desmayo probablemente se debe a un nivel bajo de azúcar en la sangre, suminístrele a la persona algo dulce de comer o beber una vez que haya recobrado el conocimiento.

No se debe

  • NO le suministre comida ni bebidas a una persona inconsciente.
  • NO deje a la persona sola.
  • NO coloque una almohada debajo de la cabeza de una persona inconsciente.
  • NO le dé palmadas ni le eche agua en la cara a una persona inconsciente para tratar de revivirla.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (el 911 en los Estados Unidos) si la persona está inconsciente y:

  • No recobra el conocimiento rápidamente (en cuestión de un minuto).
  • Se cayó o se ha lesionado, en especial si se presenta sangrado.
  • Tiene diabetes.
  • Presenta convulsiones.
  • Ha perdido el control de esfínteres.
  • No está respirando.
  • Está embarazada.
  • Tiene más de 50 años.

Llame al número local de emergencias (911) si la persona recobra el conocimiento, pero:

  • Experimenta dolor, presión o molestia en el pecho o presenta latidos cardíacos fuertes o irregulares.
  • No puede hablar, tiene problemas de visión o no puede mover los brazos o las piernas.

Prevención

  • Evite situaciones en donde el nivel de azúcar en la sangre baje demasiado.
  • Evite permanecer de pie en un mismo sitio demasiado tiempo sin moverse, especialmente si se es propenso a los desmayos.
  • Tome líquidos suficientes, especialmente en clima cálido.
  • Si siente que está a punto de desmayarse, acuéstese o siéntese con la cabeza inclinada hacia delante entre las rodillas.

Las personas con enfermedades conocidas, como diabetes, siempre deben llevar consigo una identificación o un brazalete de alerta médica.

Referencias

Cooke JL. Depressed consciousness and coma. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al., eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 14.

Biros MH, Heegaard WG. Head injury. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al., eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 38.

Kothari RU, Crocco TJ, Barsan WG. Stroke. In: Marx J, ed. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 99.

Version Info

  • Last reviewed on 7/20/2013
  • Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (11)