Neumotórax en bebés

Toggle: English / Spanish

Definición

Es la acumulación de aire o gas en el espacio dentro del tórax alrededor de los pulmones, lo cual lleva a que se presente una atelectasia pulmonar.

Este artículo aborda el neumotórax en los bebés.

Para obtener información sobre el neumotórax en los niños mayores y en adultos, ver el artículo: neumotórax.

Nombres alternativos

Síndrome de escape de aire

Causas

Un neumotórax ocurre cuando se revientan los diminutos sacos de aire (alvéolos) en el pulmón de un bebé, dejando escapar aire dentro del espacio entre el pulmón y la pared torácica (espacio pleural).

La causa más común de neumotórax es el síndrome de dificultad respiratoria, que ocurre en bebés que nacen demasiado pronto (prematuros).

  • Debido a que los pulmones del bebé carecen de una sustancia lubricante (tensioactiva) que los ayuda a permanecer abiertos, los diminutos alvéolos no pueden expandirse tan fácilmente.
  • Si se coloca al bebé con un respirador (ventilador mecánico), hay una presión extra sobre los pulmones, lo cual algunas veces puede reventar los alvéolos.

El síndrome de aspiración de meconio es otra causa de neumotórax en recién nacidos. A medida que el bebé está naciendo, es posible que inhale la primera deposición, llamada meconio. Esto puede causar problemas respiratorios y la necesidad de un respirador.

Con menos frecuencia, un bebé por lo demás saludable puede presentar una filtración de aire cuando toma las primeras respiraciones después del nacimiento. Esto ocurre debido a la presión que se necesita para expandir los pulmones por primera vez.

El neumotórax es más común en los niños que en las niñas.

Síntomas

Muchos bebés con neumotórax son asintomáticos. Cuando los síntomas realmente se presentan, pueden abarcar:

  • Color de piel azulado (cianosis)
  • Respiración rápida
  • Aleteo nasal
  • Gruñidos al respirar
  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Uso de otros músculos pectorales y abdominales para ayudar con la respiración (tiraje)

Pruebas y exámenes

Las enfermeras y los médicos pueden tener dificultad para oír los ruidos respiratorios al auscultar los pulmones del bebé con un estetoscopio. Los ruidos del corazón o del pulmón pueden parecer como si vinieran de una parte diferente del pecho a la normal.

Los exámenes para el neumotórax abarcan:

  • Radiografía del tórax
  • Sonda suave que se coloca contra el pecho del bebé, también conocida como "transiluminación" (las cavidades de aire aparecerán como áreas más claras)

Tratamiento

Es posible que los bebés asintomáticos no necesiten tratamiento. El equipo médico vigilará la respiración, la frecuencia cardíaca, el nivel de oxígeno y el color de la piel.

Si el bebé está teniendo síntomas, el médico colocará una aguja o un tubo delgado, llamado catéter, dentro del pecho del bebé para extraer el aire que se ha escapado hacia el espacio pleural.

El tratamiento puede durar desde unos días hasta unas cuantas semanas.

Expectativas (pronóstico)

Algunos escapes de aire desaparecerán al cabo de unos días sin tratamiento. El pronóstico de los bebés que son tratados sacándoles el aire con una aguja o con un catéter normalmente es bueno después del tratamiento.

Posibles complicaciones

Aunque a los bebés conectados a respiradores se los vigila cuidadosamente, se pueden presentar escapes de aire.

A medida que el aire se acumula en el pecho, puede empujar el corazón hacia el otro lado del tórax. Esto ejerce presión tanto sobre el pulmón que no ha colapsado como sobre el corazón. Esta afección se denomina neumotórax a tensión y es una emergencia médica.

Cuándo contactar a un profesional médico

A menudo, el neumotórax se descubre poco después de que el bebé nace. Llame al médico si su bebé tiene síntomas de neumotórax.

Prevención

Los médicos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) deben vigilar al bebé cuidadosamente para buscar signos de un escape de aire.

Referencias

Dudell GG, Stoll BJ. Respiratory tract disorders. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011.

Hermansen CL, Lorah KN. Respiratory distress in the newborn. Am Fam Physician. 2007;76:987-994.

Version Info

  • Last Reviewed on 01/27/2012
  • Kimberly G. Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (0)