Larva migratoria visceral

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una infección en humanos con ciertos parásitos que se encuentran en los intestinos de perros y gatos.

Nombres alternativos

Toxocariasis; Toxocarosis visceral; Toxocarosis ocular (larva migratoria ocular)

Causas

La larva migratoria visceral (LMV) es causada por gusanos (parásitos) que se encuentran en los intestinos de perros y gatos. El parásito del perro se denomina Toxocara canis y el del gato Toxocara cati.

Los huevos producidos por los gusanos son dejados en las heces de estos animales, las cuales se mezclan con la tierra. Los humanos pueden enfermarse si accidentalmente comen tierra que tenga los huevos. Esto puede ser a través de la ingestión de frutas o verduras que estuvieron en contacto con el suelo infectado y que no las lavaron bien antes de consumirlas. Las personas también pueden resultar infectadas por comer hígado crudo de pollo, cordero o vaca.

Los niños pequeños con pica, un trastorno que implica consumir cosas no comestibles como tierra o pintura, tienen un alto riesgo de contraer esta infección. La mayoría de las infecciones en los Estados Unidos ocurren en niños que juegan en áreas con suelo contaminado por heces de perro o gato.

Después de ingerir los huevos de los gusanos, éstos eclosionan dentro del intestino. Los gusanos viajan por todo el cuerpo a diversos órganos, como los pulmones, el hígado y los ojos. También pueden viajar al cerebro y al corazón. 

Síntomas

Las infecciones leves pueden ser asintomáticas.

Las infecciones más graves pueden causar los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Tos
  • Irritabilidad
  • Prurito cutáneo (urticaria)
  • Dificultad para respirar

En caso de producirse una infección ocular (llamada larva migratoria ocular), se pueden presentar síntomas como ojos bizcos (estrabismo) y pérdida de la visión.

Pruebas y exámenes

Si usted presenta la larva migratoria visceral, puede tener un alto nivel de glóbulos blancos.

Las personas con esta afección también pueden tener signos de inflamación del hígado, erupción cutánea y problemas pulmonares u oculares.

Los exámenes pueden abarcar:

  • Hemograma completo con fórmula leucocitaria.
  • Exámenes de sangre para detectar anticuerpos contra Toxocara.

Tratamiento

Esta infección por lo general desaparece de manera espontánea y es posible que no requiera tratamiento. Algunas personas necesitan tomar medicamentos antiparasitarios como albendazol.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

Las infecciones leves pueden desaparecer sin tratamiento. Las infecciones severas con compromiso del cerebro o del corazón pueden ocasionar la muerte, aunque esto es poco común.

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con médico si se presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Problemas oculares
  • Fiebre
  • Erupción cutánea

Se necesita un examen médico completo para descartar la presencia de la larva migratoria visceral, ya que hay muchas afecciones que pueden causar síntomas similares.

Prevención

La prevención comprende la desparasitación de perros y gatos e impedir que estos animales defequen en áreas públicas. Los niños se deben mantener lejos de las áreas donde estos animales puedan defecar.

Igualmente, es muy importante lavarse bien las manos después de manipular tierra y después de tocar a perros o gatos. Igualmente, enséñeles a los niños a lavarse las manos muy bien después de estar al aire libre o después de tocar estos animales.

No consuma hígados crudos de pollo, cordero o vaca. 

Referencias

Despommier DD, Hotez PJ. Tissue nematodes. In: Long SL, ed. Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012: chap 277.

Diemert DJ. Tissue nematode infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011: chap 366.

Nash TE. Visceral larvae migrans and other unusual helminth infections. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill-Livingstone; 2009:chap 291.

Version Info

  • Last reviewed on 11/10/2012
  • Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (1)