La gripe y su hijo

Toggle: English / Spanish

Definición

La gripe es una enfermedad grave. El virus se disemina fácilmente y los niños son muy susceptibles a la enfermedad. Conocer los datos sobre el virus, sus síntomas y cuándo vacunarse son todas medidas importantes en la lucha contra su propagación.

Este artículo se ha preparado con el fin de proteger a su hijo de más de dos años de la gripe. Esta información no reemplaza el asesoramiento de su médico. Si piensa que su hijo puede tener gripe, llame al médico de inmediato.

Nombres alternativos

Información

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE MI HIJO A LOS QUE DEBO PRESTAR ATENCIÓN?

La gripe es una infección de la nariz, de la garganta y, a veces, de los pulmones. Por lo general, su hijo pequeño con gripe tendrá fiebre de 100° F (38° C) o más y dolor de garganta o tos. Otros síntomas que puede notar son:

  • Escalofríos, dolores musculares y dolor de cabeza
  • Rinorrea
  • Actuar como si estuviera cansado y enojado la mayor parte del tiempo
  • Diarrea y vómitos

Cuando la fiebre de su hijo baje, muchos de estos síntomas deberán mejorar.

¿CÓMO DEBO TRATAR LA FIEBRE DE MI HIJO?

NO abrigue al niño con mantas ni con más ropa, aun cuando tenga escalofríos. Esto puede impedir que la fiebre baje o puede hacerla subir.

  • Intente con una capa liviana de ropa y una manta liviana para dormir.
  • La habitación debe ser cómoda, ni demasiado calurosa, ni demasiado fría. Si en la habitación hace calor o falta el aire, un ventilador puede servir.

El paracetamol (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a bajar la fiebre en los niños. A veces, los médicos aconsejan utilizar ambos tipos de medicamentos.

  • Conozca el peso de su hijo y, luego, siempre consulte las indicaciones del paquete.
  • Administre el paracetamol cada 4 a 6 horas.
  • Administre el ibuprofeno cada 6 a 8 horas. NO utilice ibuprofeno en niños menores de 6 meses.
  • Nunca le dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a un niño a menos que el médico de su hijo le indique que lo use.

No es necesario que la fiebre baje hasta lo normal. La mayoría de los niños se sentirán mejor cuando la temperatura baje, aunque sea un grado solo.

  • Es posible que un baño tibio o de esponja ayude a bajar la fiebre. Funciona mejor si también se le dan medicamentos al niño. De lo contrario, la temperatura podría subir nuevamente.
  • NO utilice baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol. Todos ellos provocan temblores y empeoran el estado.

Su hijo puede comer alimentos mientras tenga fiebre, pero no lo obligue a hacerlo. Estimule al niño a tomar líquidos para evitar la deshidratación.

Los niños con gripe a menudo toleran mejor los alimentos blandos. Una dieta blanda está formada por alimentos que son suaves, no demasiado picantes y con un contenido bajo de fibras. Puede probar con:

  • Panes, galletas y pasta elaborada con harina blanca refinada.
  • Cereales refinados calientes, como avena y crema de trigo.
  • Jugos de frutas diluidos, mezclando mitad agua y mitad jugo. No le dé a su hijo demasiado jugo de fruta ni de manzana.
  • Las paletas de helado o la gelatina (Jell-O) son buenas opciones, en particular, si el niño tiene vómitos.

Es posible que los niños de entre 2 y 4 años que no presenten afecciones de alto riesgo y que tengan enfermedad leve no necesiten un tratamiento con antivirales. Por lo general, a los niños de 5 años o más no se les administrarán antivirales, a menos que tengan otra afección de alto riesgo.

Cuando son necesarios, estos medicamentos funcionan mejor si se empiezan dentro de las 48 horas después del comienzo de los síntomas, si es posible.

Se utilizan oseltamivir (Tamiflu) o zanamivir (Relenza).

  • El oseltamivir viene en cápsulas o en forma líquida.
  • El zanamivir se administra con inhalador.

Los efectos secundarios graves ocasionados por estos medicamentos son poco frecuentes. Los médicos y los padres deben sopesar el riesgo de que se presenten efectos secundarios poco frecuentes frente al riesgo de que sus hijos puedan enfermarse gravemente e, incluso, morir a causa de la gripe. Consulte con su médico antes de administrarle a su hijo cualquier medicamento de venta libre para el resfriado.

Consulte con el pediatra o diríjase a la sala de emergencias si:

  • Su hijo no actúa como si estuviera despierto o más cómodo cuando baja la fiebre.
  • La fiebre y los síntomas de la gripe regresan después de haber desaparecido.
  • No hay lágrimas cuando el niño llora.

¿DEBO HACER VACUNAR A MI HIJO CONTRA LA GRIPE?

Incluso si su hijo tuvo una enfermedad seudogripal, aún se le debe aplicar la vacuna antigripal. Todos los niños de 6 meses o más deben recibir la vacuna. Los niños menores de 9 años necesitarán una segunda dosis de la vacuna antigripal aproximadamente 4 semanas después de recibir la primera.

Existen dos tipos de vacuna antigripal. Una inyectable y otra que se rocía dentro de la nariz del niño.

  • La vacuna antigripal inyectable contiene virus muertos (inactivos). No es posible contraer la gripe a partir de este tipo de vacuna. La vacuna inyectable contra la gripe está aprobada para niños de 6 meses en adelante.
  • La vacuna en aerosol nasal contra la gripe porcina utiliza un virus vivo y debilitado en lugar de un virus muerto, como en el caso de la inyección contra la gripe. Está aprobada para niños saludables de más de 2 años. No debe utilizarse en niños que presentan episodios repetitivos de sibilancias, asma u otras enfermedades respiratorias crónicas.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LA VACUNA?

No es posible contraer la gripe a partir de la inyección ni de la vacuna nasal contra la gripe. Sin embargo, algunas personas presentan febrícula durante uno o dos días después de la inyección.

La mayoría de las personas no presentan efectos secundarios a causa de la vacuna inyectable contra la gripe. Algunas sienten dolor en el sitio de la inyección o dolores menores y febrícula durante varios días.

Los efectos secundarios normales provocados por la vacuna nasal contra la gripe incluyen fiebre, dolor de cabeza, rinorrea, vómitos y algo de sibilancias. Si bien estos síntomas se asemejan a los de la gripe, los efectos secundarios no se convierten en una infección de gripe grave ni potencialmente mortal.

Una pequeña cantidad de mercurio (denominado tiomersal) es un conservante común presente en las vacunas de múltiples dosis. A pesar de las inquietudes, NO se ha demostrado que las vacunas que contienen tiomersal ocasionen autismo, trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA) o cualquier otro problema de salud.

Si tiene inquietudes acerca del mercurio, todas las vacunas de rutina también están disponibles sin tiomersal agregado.

¿QUÉ MÁS PUEDO HACER PARA PROTEGER A MI HIJO CONTRA LA GRIPE?

Toda persona que esté en contacto cercano con su hijo debe seguir estos consejos:

  • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo de papel al toser o al estornudar. Desechar el pañuelo de papel después de utilizarlo.
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante 15 a 20 segundos, sobre todo después de toser o estornudar. También puede utilizar limpiadores de manos a base de alcohol.
  • Usar una máscara facial (tapabocas) si ha tenido síntomas de gripe o, preferiblemente, mantenerse alejado de los niños.

Si su hijo tiene menos de 5 años y está en contacto cercano con alguien que presenta los síntomas de la gripe, consulte con su médico.

Referencias

Fiore AE, Fry A, Shay D, et al; Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Antiviral agents for the treatment and chemoprophylaxis of influenza --- recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR Recomm Rep. 2011;60:1-24.

Dawood FS, Subbarao K, Fiore AE. Influenza Viruses. In: Long SS, ed. Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. 4th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2012:chap 229.

Version Info

  • Last reviewed on 8/29/2013
  • Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)