Insuficiencia placentaria

Toggle: English / Spanish

Definición

La placenta es el vínculo entre usted y el bebé. Cuando ésta no trabaja tan bien como debiera, el bebé puede recibir menos oxígeno y nutrientes de parte suya. Como resultado el bebé puede: 

  • No crecer tan bien.
  • Mostrar signos de sufrimiento fetal (esto significa que el corazón del bebé no trabaja normalmente).
  • Tener dificultades durante el parto.

Nombres alternativos

Disfunción placentaria; Insuficiencia vascular uteroplacentaria; Oligohidramnios

Causas

La placenta puede no trabajar tan bien debido a problemas en el embarazo o hábitos en la madre, como:

Ciertas afecciones también pueden incrementar el riesgo de insuficiencia placentaria.

En algunos casos, la placenta: 

  • Puede tener una forma anormal.
  • Puede no agrandarse lo suficiente (más probable si está esperando gemelos o más)
  • No se fija correctamente a la superficie del útero.
  • Se desprende de la superficie uterina o sangra.

Síntomas

Una mujer con insuficiencia placentaria normalmente no tiene ningún síntoma.

Pruebas y exámenes

El médico medirá el tamaño de su útero en crecimiento en cada consulta, empezando aproximadamente en la mitad del embarazo.

Si el útero no está creciendo como se esperaba, se hará una ecografía del embarazo. Este examen medirá el tamaño y crecimiento del bebé y evaluará el tamaño y la ubicación de la placenta.

Otras veces, los problemas con la placenta o el crecimiento de su bebé se pueden encontrar en una ecografía de rutina que se realiza durante el embarazo.

En cualquier caso, el médico puede ordenar exámenes para verificar cómo está su bebé. Los exámenes pueden mostrar que su bebé está activo y saludable, y que la cantidad de líquido amniótico es normal o pueden mostrar que el bebé está teniendo problemas.

Si hay un problema con la placenta, usted y su médico deben decidir si inducen el parto. 

A usted le pueden pedir que lleve un registro diario de la frecuencia con que el bebé se mueve o patea.

Tratamiento

Las siguientes medidas que tome el médico dependerán de: 

  • Los resultados de exámenes
  • La fecha probable de parto
  • Otros problemas que pueden estar presentes, tales como presión arterial alta o diabetes

Si su embarazo es de más de 37 semanas o los exámenes muestran que su bebé no va bien, es posible que el médico quiera sacarlo. Se puede inducir el parto o tal vez se necesite una cesárea

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

Los problemas con la placenta pueden afectar el crecimiento del feto. El bebé no puede crecer y desarrollarse normalmente en el útero si no obtiene oxígeno y nutrientes suficientes.

Cuando esto ocurre, se denomina restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). Esto aumenta las probabilidades de complicaciones durante el embarazo y el parto. 

Posibles complicaciones


Cuándo contactar a un profesional médico

Prevención

Recibir cuidado prenatal a comienzos del embarazo ayudará a constatar que la madre esté lo más saludable posible durante este período.

El hecho de fumar, consumir alcohol y otras drogas psicoactivas puede interferir con el crecimiento del bebé. Evitar estas sustancias puede ayudar a prevenir la insuficiencia placentaria y otras complicaciones del embarazo.

Referencias

Baschat AA, Galan HL, Ross MG, Gabbe SG. Intrauterine growth restriction. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 6th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2012:chap.31.

Grivell RM, Wong L, Bhatia V. Regimens of fetal surveillance for impaired fetal growth. Cochrane Database Syst Rev. 2009;(1):CD007113.

Farinelli CK, Wing DA. Abnormal labor and induction of labor. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 6th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2012:chap.14.

Version Info

  • Last reviewed on 8/23/2012
  • Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington; and Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (4)