Fractura o luxación mandibular

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una rotura en el hueso de la mandíbula. Una luxación mandibular significa que la parte inferior de la mandíbula se ha salido de su posición normal en una o en ambas articulaciones donde ésta se conecta al cráneo (articulaciones temporomandibulares).

Nombres alternativos

Luxación de la mandíbula; Quijada fracturada; Mandíbula o quijada rota; Dislocación de la ATM (articulación temporomandibular)

Consideraciones

Una fractura o luxación mandibular generalmente sana por completo después del tratamiento; sin embargo, se puede presentar una nueva luxación de la mandíbula en el futuro.

Algunas de las complicaciones son:

  • Obstrucción de las vías respiratorias
  • Broncoaspiración de sangre o alimentos
  • Dificultad para comer (temporal)
  • Dificultad para hablar (temporal)
  • Infección en la mandíbula o en la cara
  • Dolor y otros problemas en la articulación mandibular (ATM)
  • Problemas con la alineación de los dientes

Causas

La causa más común de una fractura o luxación de la mandíbula es una lesión en la cara que puede deberse a:

  • Agresión física
  • Accidente industrial
  • Accidente automovilístico
  • Lesión recreativa o deportiva

Síntomas

Los síntomas de una luxación de la mandíbula abarcan:

  • Mordida que se siente "fuera de su sitio" o torcida.
  • Dificultad para hablar.
  • Babeo producto de la imposibilidad de cerrar la boca.
  • Imposibilidad de cerrar la boca.
  • Mandíbula que puede protruir hacia adelante.
  • Dolor en la cara o en la mandíbula, localizado delante de la oreja del lado afectado, y que empeora con el movimiento.
  • Dientes que no se alinean apropiadamente.

Algunos de los síntomas de una fractura (rotura) de la mandíbula son:

  • Sangrado por la boca.
  • Dificultad para abrir bien la boca.
  • Moretones en la cara.
  • Hinchazón de la cara.
  • Rigidez de la mandíbula.
  • Sensibilidad o dolor en la mandíbula, el cual empeora al morder o masticar.
  • Dientes flojos o dañados.
  • Protuberancia o apariencia anormal de la mejilla o mandíbula.
  • Entumecimiento de la cara (especialmente del labio inferior).
  • Movimiento de la mandíbula muy limitado (con fractura grave).

Primeros auxilios

Una fractura o luxación mandibular requiere atención médica inmediata, debido al riesgo de problemas respiratorios o una hemorragia considerable. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o al hospital local en busca de recomendaciones adicionales.

Sostenga la mandíbula suavemente en su lugar con las manos durante el traslado hasta la sala de urgencias. También se puede envolver una venda por encima de la parte superior de la cabeza y por debajo de la mandíbula; sin embargo, dicha venda debe ser fácil de quitar en caso de que usted necesite vomitar.

Si se presentan problemas respiratorios o sangrado profuso o si hay hinchazón facial significativa, se puede colocar una sonda en las vías respiratorias para ayudarle con la respiración.

LUXACIÓN MANDIBULAR:

Si la mandíbula está luxada, es posible que el médico sea capaz de reubicarla en la posición correcta utilizando los pulgares. Se pueden necesitar medicamentos insensibilizadores (anestésicos) con el fin de relajar los fuertes músculos mandibulares.

Asimismo, tal vez sea necesario estabilizar la mandíbula, lo cual generalmente implica colocar vendas para impedir que la boca se abra demasiado. En algunos casos, se puede requerir cirugía para hacer esto, particularmente si se presentan luxaciones mandibulares repetitivas.

Después de una luxación mandibular, usted no debe abrir la boca mucho durante al menos seis semanas. Sostenga la mandíbula con una o ambas manos al bostezar o estornudar.

FRACTURA MANDIBULAR:

El hecho de vendar temporalmente la mandíbula, alrededor de la parte superior de la cabeza para evitar que se mueva puede ayudar a reducir el dolor.

El tratamiento específico para una mandíbula fracturada depende de su gravedad. Si usted tiene una fractura menor, es posible que sólo necesite analgésicos y seguir una dieta blanda o líquida por un tiempo.

Con frecuencia, se requiere cirugía en caso de fracturas moderadas o graves. Se puede fijar la mandíbula a los dientes del maxilar opuesto con alambres para mejorar la estabilidad. Estos alambres generalmente se dejan en posición durante unas seis a ocho semanas. Para mantener los dientes juntos, se utilizan pequeñas bandas de caucho (elásticos). Después de unas cuantas semanas, se retiran algunos de los elásticos para permitir el movimiento y reducir la rigidez de la articulación.

Si la mandíbula está inmovilizada con alambres, usted sólo puede tomar líquidos o ingerir alimentos muy blandos. Tenga a mano unas tijeras romas para cortar los elásticos en caso de vómitos o asfixia. Si es necesario cortar los alambres, consulte con el médico oportunamente de manera que se puedan reemplazar.

No se debe

NO intente corregir la posición de la mandíbula.

Cuándo contactar a un profesional médico

Una fractura o luxación mandibular requiere atención médica inmediata. Los síntomas de emergencia abarcan dificultad respiratoria o hemorragia profusa.

Prevención

Las normas de seguridad en el trabajo, los deportes o la recreación, como utilizar un casco protector al jugar fútbol americano, pueden prevenir algunas lesiones accidentales en la cara o la mandíbula.

Referencias

Herrmann HJ. Wilderness dentistry and management of facial injuries. In: Auerbach PS, ed. Wilderness Medicine. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007:chap 26.

Kellman RM. Maxillofacial trauma. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2010:chap 23.

Version Info

  • Last Reviewed on 06/04/2011
  • Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine; C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (13)