Dieta para la enfermedad hepática

Toggle: English / Spanish

Definición

Algunas personas con enfermedad hepática tienen que consumir una dieta especial, la cual protege al hígado del trabajo esforzado y lo ayuda a funcionar.

Función

Las proteínas normalmente ayudan a la reparación del tejido. También previenen la acumulación de grasa y daño a las células hepáticas.

En personas con hígados muy dañados, las proteínas no se procesan apropiadamente y los productos residuales se pueden acumular y afectar el cerebro.

Los cambios en la dieta para la enfermedad hepática pueden abarcar:

  • Restringir la cantidad de proteína que consume. Esto le ayudará a reducir la acumulación de productos de desecho tóxicos.
  • Aumentar su ingesta de carbohidratos en proporción a la cantidad de proteína que consume.
  • Tomar vitaminas y medicamentos recetados por el médico para , o problemas nutricionales a raíz de la enfermedad hepática.
  • Reducir el consumo de sal. La sal en la alimentación puede empeorar la  y la  en el hígado.

Efectos secundarios

La enfermedad hepática puede afectar la absorción de alimentos y la producción de proteínas y vitaminas; por lo tanto, su dieta puede influir en su peso, apetito y en las cantidades de vitaminas presentes en su cuerpo. No limite demasiado la proteína, debido a que puede causar deficiencias de ciertos aminoácidos.

Recomendaciones

Los cambios que necesitará hacer dependen de qué tan bien esté funcionando su hígado. Hable con el médico sobre el mejor tipo de alimentación en su caso para que obtenga la cantidad apropiada de nutrición. 

Las recomendaciones generales para pacientes con enfermedad hepática grave abarcan:

  • Consuma grandes cantidades de alimentos con carbohidratos, los cuales deben ser la mayor fuente de calorías en esta dieta.
  • Consuma una ingesta moderada de grasas, como lo indique el médico. El incremento de grasas y carbohidratos ayuda a prevenir la descomposición de las proteínas en el hígado.
  • Coma aproximadamente 1 gramo de proteína por kilogramo de peso corporal. Esto significa que un hombre de 70 kilogramos (154 libras) debe comer 70 gramos de proteína por día. Esto no incluye la proteína proveniente de alimentos con almidones y verduras. Una persona con daño hepático grave posiblemente deba consumir menos proteína. Hable con el médico respecto a sus necesidades proteínicas.
  • Tome suplementos vitamínicos, en especial vitaminas del complejo B.
  • Reduzca la cantidad de sal que consume (normalmente menos de 1,500 miligramos por día) si está reteniendo líquidos.

MUESTRA DE MENÚ

  • Desayuno
    • 1 naranja
    • avena cocida, con leche y azúcar
    • 1 tostada de pan integral
    • mermelada de fresa
    • café o té
  • Almuerzo
    • 110 g (4 onzas) de carne magra de pescado, aves o carnes rojas cocidos
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 tajadas de pan integral
    • 1 cucharada grande de gelatina
    • fruta fresca
    • leche
  • Refrigerio de la tarde
    • leche con galletas integrales
  • Cena
    • 110 g (4 onzas) de carne cocida de pescado, ave o res
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 panecillos integrales
    • fruta fresca o postre
    • 235 ml (8 onzas) de leche
  • Refrigerio de la noche
    • un vaso de leche o un pedazo de fruta

La mayoría de las veces, usted no tiene que evitar alimentos específicos.

Si tiene inquietudes con respecto a la dieta o los síntomas, consulte con el médico.

Referencias

DeLegge MH. Nutrition in gastrointestinal diseases. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010: chap 5.

Version Info

  • Last reviewed on 4/15/2013
  • George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (2)