Conmoción cerebral

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una lesión traumática menor del cerebro que puede ocurrir cuando la cabeza golpea un objeto o un objeto en movimiento golpea la cabeza.

Puede afectar por un tiempo la forma como el cerebro trabaja. Una conmoción cerebral puede llevar a que se presente dolor de cabeza intenso, cambios en la lucidez mental o pérdida del conocimiento.

Concusión

Causas

Una conmoción cerebral puede resultar de una caída, actividades deportivas y accidentes automovilísticos. Un gran movimiento del cerebro (llamado discordante) en cualquier dirección puede provocar pérdida de la lucidez mental (quedar inconsciente). El tiempo que la persona permanezca inconsciente puede ser un signo de la gravedad de la conmoción cerebral.

Conmoción cerebral

Síntomas

Los síntomas de una conmoción cerebral van de leves a graves y pueden abarcar:

  • Sentirse confundido, ausente o no pensar con claridad
  • Estar soñoliento, resultarle difícil despertar o cambios similares
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del conocimiento
  • Pérdida de la memoria (amnesia) de hechos antes de la lesión o inmediatamente después
  • Náuseas y vómitos
  • Ver luces centelleantes
  • Sensación de haber "perdido el tiempo"

Los siguientes son síntomas de emergencia de una conmoción cerebral. Busque atención médica inmediata si hay:

  • Cambios en la lucidez mental y la conciencia
  • Confusión que no desaparece 
  • Crisis epiléptica (convulsiones)
  • Debilidad muscular en uno o en ambos lados
  • Confusión persistente
  • Pupilas de los ojos de tamaño diferente
  • Pérdida del conocimiento persistente (coma)
  • Vómitos repetitivos
  • Pupilas desiguales
  • Movimientos oculares inusuales
  • Problemas para caminar o guardar el equilibrio
  • Pérdida del conocimiento (como) que continúa

Los traumatismos craneales que ocasionan conmoción cerebral a menudo ocurren con lesión al cuello y a la columna. Tenga cuidado especial al mover personas que hayan tenido una lesión en la cabeza.

Mientras se recupera de una conmoción cerebral, la persona puede:

  • Sentirse retraída, molestarse fácilmente o sentirse confundida.
  • Tener dificultad con las tareas que requieren recordar o concentrarse.
  • Tener dolores de cabeza leves.
  • Ser menos tolerante al ruido.
  • Estar muy cansada. 

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y revisará el sistema nervioso de la persona. Puede haber cambios en el tamaño de las pupilas, la capacidad para pensar, la coordinación y los reflejos de la persona.

Los exámenes que se pueden ordenar son:

Tratamiento

Un traumatismo craneal más serio que implique sangrado o daño al cerebro debe tratarse en un hospital.

Para un traumatismo craneal leve posiblemente no se necesite ningún tratamiento. Pero tenga en cuenta que los síntomas de esta lesión pueden aparecer posteriormente. 

  • Los amigos o familiares tal vez deban vigilar a los adultos en busca de síntomas después de que les hayan dado el alta en el servicio de urgencias o el consultorio médico.
  • Los padres o los cuidadores de los niños tienen que vigilar a un niño en busca de síntomas después de un traumatismo craneal.
  • Tanto los adultos como los niños deben seguir las instrucciones del médico respecto a cuándo la persona puede volver a practicar deportes.

Después de una conmoción cerebral, incluso si es leve: 

  • No realice actividades que pueden causar lesiones adicionales en la cabeza.
  • Evite tareas que requieren concentración o pensamiento complejo, entre ellas, la lectura, las tareas escolares y la preparación de informes.
  • Evite las luces brillantes y los ruidos fuertes, ya que esto puede estimular demasiado el cerebro.

Expectativas (pronóstico)

Recuperarse de una conmoción cerebral lleva tiempo.

  • Puede demorarse días, semanas o incluso meses.
  • La persona tiene problemas para concentrarse y puede ser incapaz de recordar cosas. La persona puede estar irritable, tener dolores de cabeza, vértigo, visión borrosa y náuseas que aparecen y desaparecen.
  • Los adultos deben conseguir ayuda de la familia o los amigos antes de tomar decisiones importantes, debido a que los procesos de pensamiento y razonamiento pueden estar alterados.
En un pequeño grupo de pacientes, los síntomas de la conmoción cerebral no desaparecen. El riesgo de cambios a largo plazo en el cerebro es alto si la persona tiene más de un traumatismo craneal.

Las convulsiones pueden ocurrir después de traumatismos craneales más graves.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico si un traumatismo craneal causa cambios en la lucidez mental o produce cualquier otro síntoma preocupante.

Si los síntomas no desaparecen o no están mejorando después de 2 o 3 semanas, hable con su médico.

Llame al médico si se presentan los siguientes síntomas:

  • Cambios en el comportamiento o un comportamiento inusual.
  • Cambios en el habla (mala pronunciación, es difícil entenderle, habla sin sentido).
  • Confusión.
  • Dificultad para despertarse o mayor somnolencia.
  • Visión doble o borrosa.
  • Fiebre.
  • Escape de líquido y sangre de la nariz o los oídos.
  • Dolor de cabeza que está empeorando, dura mucho tiempo o que no se alivia con analgésicos de venta libre.
  • Problemas para caminar o hablar.
  • Convulsiones (movimientos espasmódicos repentinos de los brazos o las piernas sin control).
  • Vómito más de tres veces.

Prevención

No todas las lesiones en la cabeza se pueden prevenir, pero las siguientes medidas simples pueden ayudar a mantenerlo a usted y a su hijo a salvo. 

  • Utilice siempre equipos de seguridad, como cascos para bicicleta y motocicleta, protectores para la cabeza y cinturones de seguridad, cuando realice actividades que podrían provocar lesiones en la cabeza.
  • Conozca y acate las recomendaciones de seguridad con las bicicletas.
  • No conduzca después de ingerir alcohol y no permita que lo transporte alguien que usted sepa o sospeche que ha estado bebiendo alcohol o que tenga algún otro tipo de alteración.

Referencias

Biros MH, Heegard WG. Head injury. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al., eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2009:chap 38.

Hunt T, Asplund C. Concussion assessment and management. Clin Sports Med. 2009;5-17.

Landry GL. Head and neck injuries. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, et al., eds. Nelson Textbook of Pediatrics.19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 680.

Version Info

  • Last reviewed on 1/1/2013
  • Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, Washington. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)