Conjuntivitis neonatal

Toggle: English / Spanish

Definición

Es la hinchazón (inflamación) o infección del tejido que recubre los párpados en un recién nacido.

Nombres alternativos

Conjuntivitis del recién nacido; Conjuntivitis del neonato; Oftalmía neonatal

Causas

La conjuntivitis neonatal casi siempre es causada por:

  • Infección por bacterias o virus o por irritación producida por gotas oftálmicas antibióticas que contienen nitrato de plata (estas gotas ya casi no se emplean).

Las bacterias que normalmente viven en la vagina de una mujer pueden causar una forma más leve de conjuntivitis neonatal. Sin embargo, una infección por otras bacterias o virus puede ser muy grave.

  • Las bacterias más comunes que pueden causar daño ocular grave son la gonorrea y la clamidia, las cuales pueden pasar de la madre al niño durante el nacimiento.
  • Los virus que causan el herpes genital y oral también se le pueden transmitir al bebé durante el nacimiento y ocasionar daño ocular grave. Las infecciones oculares por herpes son menos comunes que las causadas por gonorrea y clamidia.

La madre puede estar sin síntomas al momento del parto, pero aún puede portar bacterias o virus que pueden causar conjuntivitis en el recién nacido.

Síntomas

Los bebés recién nacidos infectados presentan una secreción de los ojos entre el primer día y las dos semanas después del nacimiento.

Los párpados se tornan hinchados, rojos y sensibles.

Puede haber una secreción acuosa, sanguinolenta, espesa y purulenta proveniente de los ojos del bebé.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen oftalmológico en el bebé. Si el ojo no parece normal, se pueden hacer los siguientes exámenes.

  • Cultivo de la secreción del ojo para buscar bacterias o virus
  • Examen con lámpara de hendidura para buscar daño a la superficie del globo ocular

Tratamiento

La irritación ocular causada por las gotas oftálmicas administradas al nacer debe desaparecer de manera espontánea.

En caso de un conducto lacrimal obstruido, un masaje caliente suave entre el ojo y el área nasal puede ayudar. Esto generalmente se intenta antes de comenzar los antibióticos. Si un conducto lacrimal obstruido no se ha destapado cuando el niño cumple un año de edad, se puede requerir cirugía.

Los antibióticos generalmente se necesitan para las infecciones oculares causadas por bacterias. También se pueden emplear gotas y ungüentos oftálmicos. Las gotas oftálmicas con solución hidrosalina se pueden utilizar para remover la secreción amarilla y espesa

Los ungüentos o gotas oftálmicas antivirales especiales se utilizan para las infecciones herpéticas del ojo.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

El diagnóstico oportuno de madres infectadas y las buenas prácticas preventivas de los hospitales han llevado a que este problema sea menos común en los recién nacidos. El diagnóstico y tratamiento rápidos generalmente llevan a buenos desenlaces clínicos.

Posibles complicaciones

  • Ceguera
  • Inflamación del iris
  • Perforación o cicatriz en la córnea, la estructura transparente que está sobre la parte coloreada del ojo (iris)

Cuándo contactar a un profesional médico

Hable con el médico si usted ha dado a luz (o espera dar a luz) a un bebé en un ambiente en donde las gotas antibióticas o de nitrato de plata no se le aplican a los ojos de los bebés de manera rutinaria; por ejemplo, si usted va a tener un parto en el hogar sin supervisión. Esto es especialmente importante si usted ha tenido o está en riesgo de sufrir alguna enfermedad de transmisión sexual.

Prevención

El tratamiento de una mujer embarazada por enfermedades de transmisión sexual previene la conjuntivitis causada por estas infecciones en el recién nacido. Dependiendo de la infección, la madre puede recibir antibióticos por vía intravenosa (IV).

Poner gotas oftálmicas en los ojos de todos los bebés en la sala de partos inmediatamente después de su nacimiento puede ayudar a prevenir muchas infecciones. (La mayoría de los estados en los Estados Unidos tienen leyes que exigen este tratamiento.)

Se recomienda practicar una cesárea cuando una madre presenta lesiones herpéticas activas en el momento del parto para prevenir una enfermedad grave en el bebé.

Referencias

Rubenstein JB, Virasch V. Conjunctivitis: infectious and noninfectious. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2008:chap 4.6.

Version Info

  • Last reviewed on 11/14/2011
  • Kimberly G. Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review Provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (12)