Aumento de la presión intracraneal

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una elevación en la presión dentro del cráneo que puede resultar de una lesión cerebral o causarla.

Nombres alternativos

PIC; Incremento de la presión intracraneal; Hipertensión intracraneal; Aumento agudo de la presión intracraneal; Aumento súbito de la presión intracraneal

Causas

El aumento en la presión intracraneal puede deberse a un aumento en la presión del líquido cefalorraquídeo o también a un aumento en la presión dentro de la materia cerebral, causado por una masa (como un tumor), sangrado dentro del cerebro o líquido alrededor de éste, o inflamación dentro de la materia cerebral en sí.

Un aumento en la presión intracraneal es un problema médico grave. La presión por sí sola puede dañar el cerebro o la médula espinal, al ejercer presión sobre estructuras cerebrales importantes y restringir el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Muchas afecciones pueden causar un incremento en la presión intracraneal y las más comunes son, entre otras:

Síntomas

Bebés:

  • Somnolencia
  • Suturas separadas en el cráneo
  • Protrusión del punto blando en la parte superior de la cabeza (fontanela protuberante o abultada)
  • Vómitos

Niños mayores y adultos:

Pruebas y exámenes

Un médico hará este diagnóstico al lado del enfermo en un sala de urgencias u hospital. Los médicos generales algunas veces pueden notar síntomas iniciales de aumento de la presión intracraneal, como dolor de cabeza, convulsiones o problemas neurológicos.

Con frecuencia, con una resonancia magnética o una tomografía computarizada se puede determinar la causa del aumento de la presión intracraneal y confirmar el diagnóstico.

La presión intracraneal se puede medir durante una punción raquídea (punción lumbar). También puede medirse directamente utilizando un dispositivo que se introduce a través del cráneo o una sonda (catéter) que se introduce dentro de un área hueca en el cerebro llamada ventrículo.

Tratamiento

El aumento súbito de la presión intracraneal es una situación de emergencia. La persona recibirá tratamiento en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. El equipo médico medirá y vigilará los signos vitales y neurológicos del paciente, incluyendo temperatura, pulso, frecuencia respiratoria y presión arterial.

El tratamiento puede abarcar:

  • Soporte respiratorio
  • Drenado del líquido cefalorraquídeo para bajar la presión en el cerebro
  • Medicamentos para disminuir la hinchazón
  • En raras ocasiones, extirpación de parte del cráneo

Si la elevación de la presión intracraneal ha sido causada por un tumor, una hemorragia u otro problema subyacente, entonces se debe tratar dicha causa en forma apropiada.

Para obtener información respecto al tratamiento para ciertas causas del aumento de la presión intracraneal, ver los artículos:

Expectativas (pronóstico)

La elevación súbita de la presión intracraneal es una afección grave y a menudo mortal. Si la causa subyacente de esta afección se puede tratar, entonces el pronóstico generalmente es mejor.

Si el aumento de la presión comprime vasos sanguíneos y estructuras cerebrales importantes, esto puede llevar a que se presenten problemas permanentes o incluso la muerte.

Posibles complicaciones

  • Muerte
  • Problemas neurológicos permanentes
  • Problemas neurológicos reversibles
  • Convulsiones
  • Accidente cerebrovascular

Cuándo contactar a un profesional médico

Un médico generalmente hará este diagnóstico en una sala de urgencias o en un hospital.

Prevención

Esta afección generalmente no se puede prevenir. Si usted tiene un dolor de cabeza persistente, visión borrosa, cambios en el nivel de lucidez mental, problemas neurológicos o convulsiones, busque atención médica lo más pronto posible.

Referencias

Ling GSF. Traumatic brain injury and spinal cord injury. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 422.

Rosenberg GA. Brain edema and disorders of cerebrospinal fluid circulation. In: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, eds. Bradley: Neurology in Clinical Practice. 5th ed. Philadelphia, Pa: Butterworth-Heinemann Elsevier; 2008:chap 63.

Version Info

  • Last Reviewed on 06/18/2011
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; Kevin Sheth, MD, Department of Neurology, University of Maryland School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (5)