Ateroesclerosis

Toggle: English / Spanish

Definición

El endurecimiento de las arterias, también llamado ateroesclerosis, es un trastorno común que ocurre cuando se acumulan grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias. Estos depósitos forman estructuras duras llamadas placas.

Con el tiempo, estas placas pueden bloquear las arterias y causar problemas en todo el cuerpo.

Nombres alternativos

Endurecimiento de las arterias; Arterioesclerosis; Acumulación de placa en las arterias

Causas

Ateroesclerosis

El endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis) es un proceso que a menudo ocurre con el envejecimiento. A medida que uno envejece, la acumulación de placa estrecha las arterias y las hace más rígidas. Estos cambios dificultan el flujo de sangre a través de ellas.

En estas arterias estrechas se pueden formar coágulos que bloquean el flujo sanguíneo. También se pueden desprender pedazos de placa, desplazarse hasta vasos sanguíneos más pequeños y bloquear el flujo de sangre.

Cuando se presentan los bloqueos, la sangre y el oxígeno no pueden llegar a los tejidos, lo cual puede producir daño o muerte tisular. El bloqueo de las arterias es una causa común de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Los niveles altos de colesterol en la sangre pueden causar endurecimiento de las arterias a una edad más temprana. 

Para muchas personas, los niveles de colesterol altos son el resultado de un estilo de vida malsano. Los factores de riesgo comunes son: una dieta rica en grasa, falta de ejercicio y tener sobrepeso.

Productores de colesterol

Otros factores de riesgo para la ateroesclerosis son:

  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de ateroesclerosis
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo

Síntomas

La ateroesclerosis no causa síntomas hasta que el flujo sanguíneo a una parte del cuerpo se bloquea o se vuelve lento.

Si las arterias que van al corazón se estrechan, el flujo sanguíneo allí puede disminuir o detenerse. Esto puede causar dolor torácico (angina), dificultad para respirar y otros síntomas.

Las arterias estrechas o bloqueadas también pueden causar problemas y síntomas en los intestinos, los riñones, las piernas y el cerebro.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y auscultará el corazón y los pulmones con un estetoscopio. La ateroesclerosis puede producir un sonido de susurro o de soplo sobre una arteria.

Algunas pautas recomiendan hacerse el primer examen de colesterol a la edad de 20 años. Toda persona debe tener su primera prueba de detección hacia

 y . (Nota: diferentes expertos recomiendan edades de inicio distintas).

Se pueden usar muchos exámenes imagenológicos para ver qué tan bien circula la sangre a través de las arterias.

Tratamiento

Los cambios en el estilo de vida pueden reducir el riesgo de sufrir ateroesclerosis:

  • Deje de fumar. Éste es el cambio más importante que usted puede hacer para reducir su riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.
  • Evite los alimentos grasos. Consuma comidas bien balanceadas que sean bajas en grasa y colesterol. Incluya varias porciones diarias de frutas y verduras. Añadir pescado a la dieta al menos dos veces por semana puede ser útil; sin embargo, no coma pescado frito.
  • Reduzca la cantidad de alcohol que consume: un trago al día para las mujeres y dos para los hombres.
  • Permanezca físicamente activo. Haga ejercicio durante 30 minutos por día si no tiene sobrepeso, y de 60 a 90 minutos por día si tiene sobrepeso. Hable con su médico antes de comenzar un nuevo plan de ejercicios. Esto es muy importante si le han diagnosticado cardiopatía o ha tenido un ataque al corazón.
Prevención de la enfermedad cardíaca

Hágase revisar la presión arterial cada 1 o 2 años antes de los 50 años y cada año de ahí en adelante. Hágase tomar la presión arterial con más frecuencia si sufre de hipertensión arterial, cardiopatía o si ha tenido un accidente cerebrovascular. Hable con el médico respecto a la frecuencia con la cual debe hacerse estos chequeos.

Si su presión arterial está alta, es importante que la reduzca y la mantenga bajo control.

  • Toda persona debe mantener su presión arterial por debajo de 140/90 mmHg.
  • Si tiene diabetes o ha tenido un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco, su meta de presión arterial puede ser más baja. Pregúntele al médico cuál debe ser su presión arterial.

El médico puede recomendarle que tome un medicamento para los niveles altos de colesterol si los cambios en el estilo de vida no funcionan. Esto dependerá de:

  • Su edad.
  • Si tiene cardiopatía u otros problemas de circulación sanguínea.
  • Si fuma o tiene sobrepeso.
  • Si tiene hipertensión arterial o diabetes.

El médico le puede sugerir que tome ácido acetilsalicílico (aspirin) u otro medicamento para ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre en las arterias. Estos medicamentos se denominan fármacos antiplaquetarios. NO tome ácido acetilsalicílico sin hablar primero con el médico.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

La ateroesclerosis no puede revertirse una vez que empieza. Sin embargo, hacer cambios en el estilo de vida y tratar los niveles de colesterol altos pueden prevenir o retardar el proceso.

Posibles complicaciones

En algunos casos, la placa puede causar un punto débil en la pared de una arteria. Esto puede conducir a una protuberancia en una arteria, llamada aneurisma. Los aneurismas pueden abrirse (romperse), lo cual provoca un sangrado que puede ser potencialmente mortal.

Cuándo contactar a un profesional médico

Prevención

Referencias

Genest J, Libby P. Lipoprotein disorders and cardiovascular disease. In: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 47.

Libby P. The vascular biology of atherosclerosis. In: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 43.

Hansson GK, Hamsten A. Atherosclerosis, thrombosis, and vascular biology. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 70.

Version Info

  • Last reviewed on 5/14/2013
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.