Artritis reumatoidea juvenil

Toggle: English / Spanish

Definición

Es un término utilizado para describir un tipo común de artritis en niños. Es una enfermedad prolongada (crónica) que ocasiona dolor e inflamación articular.

Nombres alternativos

Poliartritis crónica juvenil; Artritis reumatoide juvenil; ARJ; Enfermedad de Still; Artritis idiopática juvenil

Causas

La causa de la artritis reumatoidea juvenil (ARJ) se desconoce. Se piensa que es una enfermedad autoinmunitaria. Esto significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error y destruye el tejido corporal sano.

La artritis reumatoidea juvenil generalmente ocurre antes de los 16 años. Los síntomas pueden empezar incluso ya a los 6 meses de edad.

Este tipo de artritis se divide en varios tipos:

  • La artritis reumatoidea juvenil (ARJ) sistémica (generalizada) implica dolor e inflamación articulares, al igual que fiebres y erupciones cutáneas. Es el tipo menos común.
  • La artritis reumatoidea juvenil (ARJ) poliarticular compromete muchas articulaciones. Esta forma de ARJ puede convertirse en artritis reumatoidea. Puede comprometer cinco o más articulaciones grandes y pequeñas de las piernas y los brazos, al igual que la articulación de la mandíbula y el cuello.
  • La artritis reumatoidea juvenil (ARJ) pauciarticular compromete cuatro o menos articulaciones, por lo regular, las muñecas o las rodillas y también afecta los ojos.

Síntomas

Los síntomas de la artritis reumatoidea juvenil pueden comenzar con una articulación inflamada, cojera, una fiebre alta y un nuevo salpullido.

Los síntomas pueden abarcar:

Síntomas de la artritis reumatoidea juvenil en todo el cuerpo:

  • Fiebre, usualmente fiebres altas todos los días.
  • Salpullido (tronco y extremidades) que aparece y desaparece con la fiebre.
  • Piel pálida.
  • Apariencia de enfermo.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos (glándulas).

La artritis reumatoidea juvenil también puede causar problemas oculares llamados uveítis, iridociclitis o iritis. Puede no haber síntomas o la persona puede tener:

Pruebas y exámenes

El examen físico puede mostrar articulaciones inflamadas, calientes y sensibles que duelen al moverlas. El niño igualmente puede presentar una erupción. Otros signos abarcan:

Los exámenes de sangre pueden abarcar:

Algunos o todos estos exámenes de sangre pueden ser normales en pacientes con ARJ.

El médico puede colocar una pequeña aguja dentro de una articulación inflamada para extraer líquido, lo cual puede ayudar a encontrar la causa de la artritis y también a aliviar el dolor. Algunas veces, el médico inyectará esteroides dentro de la articulación para ayudar a reducir la hinchazón.

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

Cuando sólo un número pequeño de articulaciones está comprometido, los antinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno o naproxeno, pueden ser suficientes para controlar los síntomas.

Se pueden usar corticoesteroides para reagudizaciones más graves con el fin de ayudar a controlar los síntomas.

Los niños que tienen artritis en muchas articulaciones, o que tienen fiebre, erupción e inflamación de los ganglios pueden necesitar otros medicamentos. Estos medicamentos se denominan fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés), los cuales pueden disminuir o prevenir la hinchazón en las articulaciones o el cuerpo. Los DMARD abarcan:

  • El metotrexato
  • Los fármacos biológicos, como etanercept, infliximab y fármacos conexos

Es importante que los niños con ARJ permanezcan activos y mantengan los músculos fuertes.

El ejercicio ayudará a mantener los músculos y articulaciones fuertes y móviles.

  • Caminar, montar en bicicleta y nadar pueden ser buenas actividades.
  • Los niños deben aprender a hacer calentamiento antes de hacer ejercicio.
  • Hable con el médico o el fisioterapeuta acerca de ejercicios para hacer cuando el niño esté presentando dolor.

El apoyo y la ayuda para los niños que experimentan tristeza o ira acerca de su artritis también son muy importantes.

Algunos niños con ARJ pueden necesitar cirugía, incluyendo artroplastia.

Grupos de apoyo

Pronóstico

Los períodos prolongados sin síntomas son más comunes en aquellos que tienen sólo un número pequeño de articulaciones comprometidas. Muchos pacientes con ARJ entran finalmente en remisión con muy poca pérdida de funcionalidad y deformidad.

Cuanto mayor sea el número de articulaciones afectadas, más grave será la enfermedad y menor será la probabilidad de que los síntomas finalmente entren en remisión total.

Los niños con ARJ que tienen muchas articulaciones comprometidas o que tienen un factor reumatoideo positivo tienen mayor probabilidad de presentar dolor crónico, discapacidad y ausentismo escolar.

Para obtener más información y recursos, ver grupo de apoyo para la artritis.

Posibles complicaciones

  • Desgaste o destrucción de las articulaciones (puede ocurrir en pacientes con ARJ más severa)
  • Tasa de crecimiento lenta
  • Crecimiento desigual de un brazo o una pierna
  • Pérdida de la visión o visión disminuida a raíz de la uveítis crónica (este problema puede ser grave, incluso cuando la artritis no es tan severa)
  • Anemia
  • Inflamación alrededor del corazón (pericarditis)
  • Dolor crónico, ausentismo escolar

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita médica si:

  • Nota síntomas de artritis reumatoidea juvenil
  • Los síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento
  • Se presentan síntomas nuevos

Prevención

No hay una forma de prevención conocida para la ARJ.

Referencias

Long AR, Rouster-Stevens KA. The role of exercise therapy in the management of juvenile idiopathic arthritis. Curr Opin Rheumatol. 2010 Mar;22(2):213-7.

Prince FH, Otten MH, van Suijlekom-Smit LW. Diagnosis and management of juvenile idiopathic arthritis. BMJ. 2010 Dec 3;341:c6434.

Ruperto N, Lovell DJ, Quartier P, et al; Paediatric Rheumatology International Trials Organization and the Pediatric Rheumatology Collaborative Study Group. Long-term safety and efficacy of abatacept in children with juvenile idiopathic arthritis. Arthritis Rheum. 2010 Jun;62(6):1792-802.

Version Info

  • Last Reviewed on 06/28/2011
  • Ariel D. Teitel, M.D., M.B.A., Chief, Division of Rheumatology, St. Vincent’s Hospital, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (3)