Producción de óvulos

Cuando una mujer nace, ya tiene todos los óvulos que liberará durante su vida. Alrededor de los doce años de edad, y hasta la menopausia, el ciclo reproductor de la mujer comienza a liberar un óvulo alrededor de una vez al mes.

Los mensajes hormonales del cerebro instruyen a los ovarios para que desarrollen varios folículos, de los cuales uno solo dominante en uno de los ovarios liberará un óvulo para su fertilización. Durante este tiempo, otras hormonas instruyen al revestimiento uterino para que se ensanche en preparación para la nutrición del óvulo fecundado.

Hay varias hormonas que regulan el ciclo reproductor. Las hormonas foliculoestimulantes (HFE) estimulan la preparación de la fecundación del óvulo al instruir al folículo para que comience a dividir su material genético (cromosomas).

El folículo libera entonces el estrógeno, la hormona que prepara el revestimiento del útero para recibir el óvulo fecundado. Los mayores niveles de estrógeno en la sangre provocan que una pequeña estructura cerebral, la glándula pituitaria, deje de liberar la hormona HFE y comience a liberar la hormona luteinizante (HL).

La HL provoca el aumento rápido del tamaño del folículo y la liberación de su óvulo en el proceso conocido como ovulación. Cuando el óvulo sale del folículo, éste comienza a segregar la hormona progesterona, que también ayuda a preparar el revestimiento uterino para el óvulo fecundado. Las células restantes del folículo se encogen hasta convertirse en una masa de células productoras de hormonas llamadas cuerpo lúteo.

El óvulo fecundado es transportado hacia la entrada de la trompa de Falopio por las estructuras ondulantes llamadas fimbrias tubáricas. La fecundación del óvulo generalmente tiene lugar en una de las trompas de Falopio. De ahí es transportado hacia el útero y se implanta en las paredes del mismo, donde recibe la nutrición que necesita del revestimiento uterino. En el ovario, el cuerpo lúteo produce progesterona para que el óvulo pueda convertirse en un feto.

Si el óvulo no resulta fecundado dentro de las 24 horas siguientes a su liberación desde el ovario, no continuará desarrollándose y se disolverá antes de llegar al útero. La ausencia de un óvulo fecundado hace que el cuerpo deje de liberar las hormonas que preparan al útero para la implantación. En respuesta a ello, el útero expulsa su revestimiento durante cuatro o cinco días en el proceso conocido como menstruación.

Version Info

  • Last reviewed on 9/16/2008
  • Dan Sacks MD, FACOG, Obstetrics & Gynecology in Private Practice, West Palm Beach, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.