Tétanos

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una infección del sistema nervioso con las bacterias potencialmente mortales Clostridium tetani (C. tetani).

Nombres alternativos

Trismo

Causas

Las esporas de la bacteria Clostridium tetani se encuentran en el suelo, en las heces y dientes de animales. En su forma de espora, la C. tetani puede permanecer inactiva en el suelo, pero puede seguir siendo infecciosa por más de 40 años.

Usted puede contraer la infección por tétanos cuando las esporas penetran en el organismo a través de una lesión o una herida. Las esporas liberan bacterias activas que se diseminan y producen un tóxico llamado tetanospasmina, el cual bloquea las señales nerviosas de la médula espinal a los músculos, causando espasmos musculares intensos. Los espasmos pueden ser tan fuertes que desgarran los músculos o causan fracturas de la columna.

El tiempo entre la infección y el primer signo de síntomas es aproximadamente de 7 a 21 días. La mayoría de los casos de tétanos en los Estados Unidos ocurre en aquellas personas que no han sido vacunadas de manera apropiada contra la enfermedad.

Síntomas

Con frecuencia, el tétanos comienza con espasmos leves en los músculos de la mandíbula (trismo). Los espasmos también pueden afectar el tórax, el cuello, la espalda y los músculos abdominales. Los espasmos musculares de la espalda a menudo causan arqueamiento, llamado opistótonos.

Algunas veces, los espasmos afectan músculos que ayudan con la respiración, lo cual puede llevar a problemas respiratorios.

La acción muscular prolongada causa contracciones súbitas, fuertes y dolorosas de grupos musculares, lo cual se denomina tetania. Estos episodios pueden provocar fracturas y desgarros musculares.

Otros síntomas abarcan:

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica. No existe una prueba de laboratorio específica disponible para determinar el diagnóstico de tétanos.

Se pueden usar otros exámenes para descartar meningitis, rabia, intoxicación por estricnina y otras enfermedades con síntomas similares.

Tratamiento

El tratamiento puede abarcar:

  • Antibióticos
  • Reposo en cama en un ambiente calmado (luz tenue, poco ruido y temperatura estable)
  • Medicamentos para neutralizar el tóxico (concentrado de inmunoglobulinas antitetánicas)
  • Relajantes musculares, como el diazepam
  • Sedantes
  • Cirugía para limpiar la herida y eliminar la fuente del tóxico (desbridamiento)

Puede ser necesario utilizar soporte respiratorio con oxígeno, un tubo de respiración y un respirador.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

Sin tratamiento, una de cada cuatro personas infectadas muere y la tasa de mortalidad de los recién nacidos con tétanos que no se trató es incluso más alta. Con el tratamiento apropiado, menos del 10% de los pacientes infectados muere.

Las heridas en la cabeza o la cara parecen ser más peligrosas que las que ocurren en otras partes del cuerpo. Si la persona sobrevive la fase aguda de la enfermedad, la recuperación por lo general es completa. Los episodios de hipoxia (carencia de oxígeno) no corregidos, ocasionados por espasmos musculares en la garganta, pueden llevar a daño cerebral irreversible.

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene una herida abierta, particularmente si:

  • Se causó la lesión al aire libre.
  • La herida ha entrado en contacto con el suelo.
  • No ha recibido refuerzo (vacuna) contra el tétanos en los últimos cinco años o no está seguro acerca del estado de sus vacunas.

Solicite igualmente una cita con el médico si nunca ha sido vacunado contra el tétanos como adulto o como niño. Igualmente llame si sus hijos no han sido vacunados o si no se está seguro de su estado de la vacuna antitetánica.

Prevención

VACUNACIÓN 

El tétanos es completamente prevenible por medio de una vacuna, la cual por lo regular protege contra esta infección durante 10 años.

En los Estados Unidos, las vacunas comienzan a aplicarse antes del primer año de vida, con series de inyecciones de DTPa, una vacuna "3 en 1" que protege contra difteria, tos ferina y tétanos.

La vacuna Td o Tdap se utiliza para mantener la inmunidad en aquellas personas de 7 años en adelante. La vacuna Tdap se debe aplicar una vez antes de la edad de 65 años, como un sustituto para la Td, para aquéllos que no han recibido la Tdap. Los refuerzos de Td se recomiendan cada 10 años comenzando a la edad de 19 años.

Los adolescentes mayores y los adultos que hayan sufrido lesiones, especialmente de tipo punzante, deben recibir vacuna de refuerzo contra el tétanos si ya han pasado más de 10 años desde el último refuerzo.

Si usted ha sufrido una lesión al aire libre o de cualquiera otra forma que haga probable el contacto con el suelo, consulte con el médico acerca de su riesgo de contraer una infección por tétanos. Las lesiones y las heridas deben limpiarse muy bien de inmediato. Si el tejido de la herida presenta necrosis, el médico tendrá que extraerlo.

Usted tal vez ha oído que uno puede contraer el tétanos si resulta herido por un clavo oxidado. Esto es cierto sólo si el clavo está sucio y contiene la bacteria del tétanos. Es la suciedad en la uña, no el óxido, la que conlleva el riesgo de tétanos. 

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention. Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) Recommended Immunization Schedules for Persons Aged 0 Through18 Years and Adults Aged 19 Years and Older — United States, 2013. MMWR. 2013;62(Suppl 1):1-19.

Gerding DN, Johnson S. Clostridial infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 304.

Reddy P, Bleck TP. Clostridium tetani (Tetanus). In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2009:chap 244.

Version Info

  • Last Reviewed on 01/29/2013
  • Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (89)