Meningitis neumocócica

Toggle: English / Spanish

Definición

Es una infección que causa hinchazón e irritación (inflamación) de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal (meninges).

Ver también:

Nombres alternativos

Meningitis causada por neumococos

Causas

La meningitis neumocócica es causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae (también llamada neumococo). La bacteria es la causa más común de meningitis bacteriana en los adultos y la segunda causa más frecuente de esta enfermedad en niños mayores de 2 años.

Los factores de riesgo abarcan:

  • Consumo de alcohol
  • Antecedentes de meningitis
  • Infección de una válvula cardíaca
  • Meningitis en la cual hay filtración de líquido cefalorraquídeo
  • Infección reciente del oído
  • Neumonía reciente
  • Infecciones recientes de las vías respiratorias altas
  • Extirpación del bazo

Síntomas

Los síntomas por lo general aparecen rápidamente y pueden abarcar:

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad:

  • Agitación
  • Fontanelas abultadas en los bebés
  • Disminución del estado de conciencia
  • Alimentación deficiente o irritabilidad en los niños
  • Respiración rápida
  • Postura inusual con la cabeza y el cuello arqueados hacia atrás (opistótonos)

La meningitis neumocócica es una causa importante de fiebre en los niños.

Pruebas y exámenes

El médico o el personal de enfermería examinarán al paciente. Esto puede mostrar: 

  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Fiebre
  • Cambios en el estado mental
  • Rigidez en el cuello

Si el médico sospecha que la meningitis es posible, se llevará a cabo una punción lumbar ("punción raquídea") para extraer una  muestra del líquido cefalorraquídeo (LCR) para su análisis.

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

Se debe iniciar terapia con antibióticos tan pronto como sea posible: la ceftriaxona es uno de los antibióticos más comúnmente utilizados.

Si el antibiótico no está haciendo efecto y el médico sospecha que hay resistencia a éste, se utilizan vancomicina o rifampicina. En ocasiones, se pueden utilizar corticosteroides sistémicos, especialmente en niños.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona depende de qué tan rápido reciba el tratamiento. Aproximadamente 1 de cada 5 personas que contraen esta enfermedad morirá a causa de ella y alrededor del 25 al 50% tendrá complicaciones serias del cerebro y del sistema nervioso a largo plazo.

Posibles complicaciones

Cerca de la mitad de todos los pacientes tiene complicaciones a largo plazo como las siguientes:

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si sospecha meningitis en un niño que tenga los siguientes síntomas:

  • Dificultades para alimentarse
  • Llanto chillón
  • Irritabilidad
  • Fiebre persistente e inexplicable

Llame al número local de emergencias si presenta cualquiera de los síntomas graves que aparecen en la lista de arriba. La meningitis puede convertirse de manera rápida en una afección potencialmente mortal.

Prevención

El tratamiento oportuno de la neumonía e infecciones del oído causadas por el neumococo puede disminuir el riesgo de contraer meningitis. Igualmente, hay disponibilidad de dos vacunas efectivas para la prevención de la infección por neumococo.

De acuerdo con las recomendaciones actuales, las siguientes personas deben ser vacunadas:

  • Niños
  • Adultos de 65 años en adelante
  • Personas en alto riesgo de infección por el neumococo

Referencias

Thigpen MC, Whitney CG, Messonnier NE, et al. Emerging Infections Programs Network. Bacterial meningitis in the United States, 1998-2007. N Engl J Med. 2011 May 26;364(21):2016-25.

Swartz MN. Meningitis: bacterial, viral, and other. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 360.

Tunkel AR, Van de Beek D, Scheld WM. Acute meningitis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 84.

Version Info

  • Last Reviewed on 08/15/2012
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: September 18, 2013

         
Average rating (3)