Lumbago crónico

Toggle: English / Spanish

Definición

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes. Casi toda persona tendrá dolor de espalda en algún momento en su vida. La mayoría de las veces, la causa exacta del dolor no se puede encontrar.

Este artículo aborda el lumbago prolongado (crónico). Para obtener información sobre otros tipos de lumbago que ocurren repentinamente, ver el artículo: lumbago agudo.

Nombres alternativos

Causas

Un solo evento puede no causar el dolor. Usted puede haber estado haciendo muchas cosas inadecuadamente, como estar de pie o alzar cosas, durante mucho tiempo. Luego repentinamente, un movimiento simple (como alcanzar algo o agacharse por la cintura) lleva a que se presente dolor.

Muchas personas con dolor de espalda crónico tienen artritis, al igual que desgaste extra y desgarro en la columna vertebral. Esto puede deberse a:

  • Sobrecarga por trabajo o deportes
  • Lesiones y fracturas pasadas
  • Cirugía pasada

Usted puede haber tenido una hernia de disco, donde parte del disco de la columna comprimió nervios cercanos. Normalmente, los discos suministran espacio y amortiguación en su columna vertebral. Si estos discos se secan y se vuelven más delgados y más frágiles, usted puede perder el movimiento en la columna vertebral con el tiempo.

Si los espacios entre los nervios raquídeos y la médula espinal se vuelven estrechos, esto puede llevar a que se presente estenosis raquídea. Estos problemas se llaman enfermedad degenerativa de la columna o las articulaciones.

Estenosis espinal

Otras posibles causas del lumbago crónico son:

Usted está en mayor riesgo de lumbago si:

  • Tiene más de 30 años.
  • Tiene sobrepeso.
  • Está embarazada.
  • No hace ejercicio.
  • Se siente estresado o deprimido.
  • Tiene un trabajo que requiere levantamiento de cosas pesadas, mucha flexión y contorsiones o vibración total del cuerpo (como conducir un camión o usar una chorreadora de arena).
  • Fuma.

Síntomas

Usted puede sentir una variedad de síntomas si tiene dolor de espalda, como:

  • Dolor sordo
  • Dolor agudo
  • Sensación de hormigueo o ardor
  • Debilidad en piernas o pies

El lumbago puede diferir de una persona a otra. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que usted sea incapaz de moverse.

Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, también puede tener dolor en la pierna, la cadera o la planta del pie. Ver: ciática.

Pruebas y exámenes

Durante el examen físico, el médico tratará de ubicar con precisión la localización del dolor y entender cómo afecta su movimiento.

Otras pruebas que se hagan dependen de la historia clínica y síntomas (incluyendo la forma como se presentaron los síntomas). Los exámenes que podrían solicitarse abarcan:

Tratamiento

Si usted tiene cualquier síntoma preocupante, llame al médico enseguida.

Es posible que el dolor de espalda no desaparezca completamente o se puede intensificar a veces. El hecho de aprender a cuidar de su espalda en casa y cómo prevenir los episodios repetitivos de dolor de espalda pueden ayudarle a seguir con sus actividades normales.

El médico y otros profesionales de la salud le pueden ayudar a manejar su dolor y mantenerlo tan activo como sea posible.

  • El médico puede remitirlo a fisioterapia. El fisioterapeuta le ayudará a tratar de reducir el dolor usando estiramientos y tracción. Le mostrará cómo hacer ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda, de manera que se pueda prevenir un futuro dolor de espalda de nuevo.
  • Usted también puede acudir a un terapeuta y masajista, alguien que realice acupuntura o alguien que haga manipulación de la columna (, o fisioterapeuta). Algunas veces unas pocas visitas con estos especialistas ayudarán con el dolor de espalda.
  • Usted puede necesitar un dispositivo ortopédico (corsé) para sostener la espalda en el trabajo.
  • Las compresas frías y la termoterapia pueden aliviar el dolor de espalda.
  • La terapia cognitiva conductual puede servir. Esta técnica le ayuda a entender mejor su dolor y le enseña cómo arreglárselas mientras tenga dolor de espalda.

Muchos medicamentos diferentes pueden ayudarle con su dolor de espalda:

  • Fármacos (AINES) como ácido acetilsalicílico (aspirin), naproxeno sódico (Aleve) e ibuprofeno (Advil).
  • Dosis bajas de medicamentos recetados empleados para tratar convulsiones o depresión (antidepresivos).
  • Analgésicos narcóticos o analgésicos opioides cuando el dolor sea muy fuerte.

Cuando un episodio de dolor intenso no mejora con medicamentos, fisioterapia y otros tratamientos, se puede necesitar una inyección epidural.

La cirugía de la columna sólo se debe contemplar si usted tiene daño a nervios o la afección que causa el dolor de espalda no se cura después de un período de tiempo largo.

Algunas personas con lumbago también puede necesitar:

  • Cambios en el trabajo
  • Asesoría en el trabajo
  • Reentrenamiento laboral
  • Terapia ocupacional

Grupos de apoyo

Pronóstico

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Referencias

Henschke N, Ostelo RW, van Tulder MW, Vlaeyen JW, Morley S, Assendelft WJ, Main CJ. Behavioural treatment for chronic low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(7).

Clarke JA, van Tulder MW, Blomberg SE, et al. Traction for low-back pain with or without sciatica. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(5):CD003010.

Smeets RJ, Vlaeyen JW, Hidding A, et al. Chronic low back pain: physical training, graded activity with problem solving training, or both? The one-year post-treatment results of a randomized controlled trial. Pain. 2008;134:263-276.

Urguhart DM, Hoving JL, Assendelft WW, et al. Antidepressants for non-specific low back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010:(10):CD001703.

Chou R, Huffman LH. Medications for acute and chronic low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society/American College of Physicians clinical practice guideline. Ann Intern Med. 2007;147:505-514.

Chou R, Huffman LH. Nonpharmacologic therapies for acute and chronic low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society/American College of Physicians clinical practice guideline. Ann Intern Med. 2007;147:492-504.

Misulis KE. Lower back and lower limb pain. In: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, eds. Bradley: Neurology in Clinical Practice. 5th ed. Philadelphia, Pa: Butterworth-Heinemann Elsevier; 2008:chap 33.

Version Info

  • Last reviewed on 5/1/2011
  • Kevin Sheth, MD, Department of Neurology, University of Maryland School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (0)