Displasia broncopulmonar

Toggle: English / Spanish

Definición

Es un trastorno pulmonar crónico que afecta a bebés recién nacidos que han estado con un respirador al nacer o que nacieron muy prematuros.

Nombres alternativos

DBP; Enfermedad pulmonar crónica en niños; EPC en niños

Causas

La displasia broncopulmonar (DBP) se presenta en bebés gravemente enfermos que han recibido altos niveles de oxígeno durante largos períodos de tiempo o que han estado conectados a un respirador (ventilador).

Es más común en bebés nacidos antes de tiempo (prematuros), cuyos pulmones no estaban completamente desarrollados al nacer.

Los factores de riesgo son, entre otros:

  • Cardiopatía congénita.
  • Prematuridad, generalmente en bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación.
  • Infección pulmonar o respiratoria grave.

El riesgo de la displasia broncopulmonar grave ha disminuido en los últimos años.

Síntomas

Pruebas y exámenes

Tratamiento

EN EL HOSPITAL:

Generalmente, se requiere el soporte adicional con respirador (ventilador) para enviar presión a los pulmones con el fin de mantener el tejido pulmonar del bebé inflado y suministrar más oxígeno. Las presiones y los niveles de oxígeno se reducen lentamente. Después de separarlo del ventilador, el bebé puede continuar recibiendo oxígeno mediante el uso de una máscara o una cánula nasal durante varias semanas o meses.

Los bebés con displasia broncopulmonar generalmente son alimentados por medio de sondas insertadas en el estómago (sonda nasogástrica). Estos bebés necesitan calorías adicionales debido al esfuerzo para respirar. Es posible que sea necesario limitarles los líquidos y se les pueden administrar medicamentos que eliminan el agua del cuerpo (diuréticos) para evitar que los pulmones se llenen de líquido. Otros medicamentos pueden abarcar corticosteroides, broncodilatadores y agentes tensioactivos.

Los padres de estos bebés necesitan apoyo emocional porque la recuperación de la enfermedad puede tomar tiempo y es posible que el niño tenga que permanecer en el hospital por un período prolongado.

EN CASA:

Los bebés con displasia broncopulmonar pueden necesitar oxigenoterapia durante semanas a meses después de salir del hospital. Es muy importante para todos los bebés con enfermedad pulmonar crónica recibir calorías suficientes a medida que se recuperan y muchos necesitarán alimentación por sonda o leches maternizadas (fórmulas) especiales.

Es muy importante evitar que su hijo contraiga resfriados y otras infecciones respiratorias, como el virus sincicial respiratorio.

Una manera simple de ayudar a prevenir la infección por el VSR es lavarse con frecuencia las manos, sobre todo antes de tocar al bebé. Es importante asegurarse de que otras personas, sobre todo los cuidadores, tomen precauciones para evitar que le transmitan este virus al bebé. Las siguientes medidas simples pueden ayudar a protegerlo:

  • Insista en que otros se laven las manos con agua caliente y jabón antes de tocar al bebé.
  • Procure que otros eviten el contacto con el bebé si tienen un resfriado o fiebre. Si es necesario, puede ser útil que usen una máscara.
  • Sea consciente de que besar al bebé puede propagar la infección del VSR.
  • Trate de mantener a los niños pequeños lejos de su bebé. Este virus es muy común entre niños pequeños y se propaga fácilmente de un niño a otro.
  • No fume dentro de su casa, el automóvil ni en cualquier parte cerca de su bebé, ya que la exposición al humo del tabaco incrementa el riesgo de enfermedad por el VSR.

Los padres con bebés pequeños en alto riesgo deben evitar las muchedumbres durante los brotes del VSR. Con frecuencia, se informa en las noticias y periódicos locales sobre los brotes moderados o grandes para brindarles a los padres una oportunidad de evitar la exposición.

El fármaco palivizumab (Synagis) está aprobado para la prevención de la enfermedad por el VSR en niños menores de 24 meses que estén en alto riesgo de enfermedad por el VSR seria. Pregúntele al médico si su hijo está o no en alto riesgo de contagio del VSR y si necesita este medicamento.

Grupos de apoyo

Pronóstico

Los bebés con displasia broncopulmonar (DBP) mejoran lentamente con el tiempo y es posible que necesiten oxigenoterapia durante muchos meses. Algunos bebés con esta afección podrían no sobrevivir. Algunos niños quedan con daño pulmonar prolongado.

Posibles complicaciones

Los bebés que han tenido displasia broncopulmonar corren un mayor riesgo de desarrollar infecciones respiratorias repetitivas, como neumonía, bronquiolitis y virus sincicial respiratorio (VSR) que requieren hospitalización. Muchos de los cambios en las vías respiratorias (bronquiolos) en los bebés con esta enfermedad no desaparecerán.

Otras complicaciones potenciales en los bebés que han tenido DBP son:

Cuándo contactar a un profesional médico

Tenga cuidado con cualquier problema respiratorio si su bebé ha tenido displasia broncopulmonar y consulte con el médico si observa cualquier signo de una infección respiratoria.

Prevención

Para ayudar a prevenir la DBP:

Evite un parto prematuro cuando sea posible. Algunas mujeres embarazadas pueden tomar el medicamento betametasona para ayudar a prevenir el VSR en sus bebés recién nacidos.

El médico debe separar al bebé pronto del respirador, de ser posible, y usar una sustancia que ayude a abrirle los pulmones (agente tensioactivo).

Referencias

Cowie RL, Murray J, Becklake MR. Disorders of the intrathoracic airways. In: Mason RJ, Broaddus VC, Martin TR, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 44.

Dudell GG, Stoll BJ. Respiratory tract disorders. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 101.

Version Info

  • Last Reviewed on 06/10/2011
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and Denis Hadjiliadis, MD, Assistant Proessor of Medicine, Division of Pulmonary, Allergy and Critical Care, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 31, 2013

         
Average rating (3)