Angiodisplasia del colon

Toggle: English / Spanish

Definición

Es la presencia de vasos sanguíneos inflamados y frágiles en el colon que ocasionalmente provoca una hemorragia desde el tracto gastrointestinal (GI).

Nombres alternativos

Malformaciones arteriovenosas colónicas; Ectasia vascular del colon

Causas, incidencia y factores de riesgo

La angiodisplasia del colon está en gran parte relacionada con el envejecimiento y la degeneración de los vasos sanguíneos. Por lo general, ocurre en adultos mayores y casi siempre se ve en el lado derecho del colon.

Hay diversas teorías acerca de la causa, pero la más probable es que los espasmos normales del colon llevan a una dilatación de los vasos sanguíneos en el área. Esta hinchazón se vuelve tan grave que se produce una comunicación pequeña y directa entre una arteria muy pequeña y una vena, lo que se denomina fístula arteriovenosa. Es en esta área de la pared del colon donde el paciente está en riesgo de sangrado.

La angiodisplasia del colon rara vez está relacionada con otras enfermedades vasculares, incluyendo el

. No está relacionada con cáncer y es diferente de la , una causa muy frecuente de sangrado intestinal en adultos mayores.

Síntomas

Los síntomas varían. A menudo, en las personas de edad, los síntomas son debilidad, fatiga y dificultad respiratoria debido a la anemia. Es probable que no haya ningún signo de sangrado directamente del colon. Otras personas pueden presentar episodios ocasionales de sangrado intenso o leve con sangre roja brillante proveniente del recto.

No hay ningún dolor asociado con la angiodisplasia.

Signos y exámenes

Los exámenes que se pueden llevar a cabo para diagnosticar esta afección abarcan:

  • Angiografía (es útil sólo si hay un sangrado activo dentro del colon).
  • Conteo sanguíneo completo (CSC) para verificar si hay anemia.
  • Colonoscopia.
  • Examen coprológico para hemorragia digestiva oculta o inadvertida (un resultado positivo en el examen sugiere un sangrado del colon).

Tratamiento

Es importante determinar lo que está causando el sangrado en el colon y qué tan rápido está perdiendo sangre. Es posible que sea necesario hospitalizarlo. Se pueden administrar líquidos por vía intravenosa y es posible que se requieran hemoderivados.

Se pueden necesitar otros tratamientos una vez que se encuentra la fuente del sangrado. La mayoría de los pacientes dejan de sangrar espontáneamente sin ningún tratamiento.

Si se requiere tratamiento, éste puede involucrar:

  • Angiografía para ayudar a bloquear el vaso sanguíneo que está sangrando o administrar un medicamento para ayudar a hacer que los vasos sanguíneos se cierren para detener el sangrado.
  • Quemar (cauterizar) el sitio de la hemorragia con calor o láser usando un colonoscopio..

En algunos casos, la única opción es una cirugía. La extirpación de todo el lado derecho del colon (hemicolectomía derecha) es la opción de tratamiento para alguien con esta afección que continúe sangrando a una tasa peligrosamente rápida, a pesar de los diversos tratamientos por medio de angiografía o colonoscopia.

Se pueden usar medicamentos (talidomida y estrógenos) para reducir el sangrado y el número de angiodisplasias en ciertos pacientes.

Grupos de apoyo

Expectativas (pronóstico)

Los pacientes que tienen sangrado relacionado con esta afección a pesar de haberse sometido a colonoscopia, angiografía o cirugía son propensos a presentar más sangrado en el futuro.

El pronóstico sigue siendo bueno si se controla el sangrado.

Complicaciones

  • Anemia
  • Muerte a causa de la pérdida excesiva de sangre
  • Efectos secundarios del tratamiento
  • Pérdida severa de sangre del tracto gastrointestinal

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si se presenta sangrado rectal.

Prevención

No hay una forma de prevención conocida.

Referencias

Hauser S. Vascular diseases of the gastrointestinal tract. In: Goldman L, Ausiello D. Cecil Textbook of Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 146.

Brandt LJ, Landis CS. Vascular lesions of the gastrointestinal tract. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 36.

Version Info

  • Last reviewed on 2/2/2011
  • David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

A.D.A.M., Inc. is accredited by URAC, also known as the American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). URAC's accreditation program is an independent audit to verify that A.D.A.M. follows rigorous standards of quality and accountability. A.D.A.M. is among the first to achieve this important distinction for online health information and services. Learn more about A.D.A.M.'s editorial policy, editorial process and privacy policy. A.D.A.M. is also a founding member of Hi-Ethics and subscribes to the principles of the Health on the Net Foundation (www.hon.ch)

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- 2013 A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.

This page was last updated: May 20, 2014

         
Average rating (2)